El clima en Cipolletti

icon
17° Temp
25% Hum
LMCipolletti

Cortocircuitos entre escritores locales y la biblioteca cipoleña

Es porque desde la institución decidieron cobrar un canon por la utilización de las instalaciones para el dictado de distintos talleres.

Para Héctor Delmas, presidente del CEC, la biblioteca Bernardino Rivadavia se está convirtiendo "sólo en un depósito de libros".

Desde el Círculo de Escritores del Comahue se manifestaron disconformes con el trato recibido por parte de las autoridades de la Biblioteca Bernardino Rivadavia.
Todos los años, desde el CEC se realizan diversos talleres de escritura que se llevan a cabo en las instalaciones de la mencionada biblioteca. Sin embargo, a diferencia de las temporadas anteriores, en esta oportunidad les informaron que deberán pagar por el uso del local.
Héctor Delmas, presidente del CEC, lamentó el trato recibido por parte de la histórica institución cipoleña. En ese sentido dijo que trataron de mantener una reunión con las autoridades de la biblioteca “pero lamentablemente el señor Armando Lauretti no pudo atendernos el día en que quedamos en encontrarnos; pero sí nos escucharon Carlos Magario y Eduardo Lucero, aunque sin darnos ninguna opinión sobre los proyectos planteados en común (talleres, conferencias, café concert literario, programas de radio, etc.)”.
Ante esa falta de respuestas, trataron de comunicarse telefónicamente con Lauretti, hasta que lograron ser atendidos. “Entonces nos expresó que por nuestras actividades semanales deberíamos pagar el uso del local, no así el día sábado”, aseguró Delmas.
Asimismo, argumentó que el sábado 3, cuando concurrieron a la biblioteca para desarrollar el primer taller con los alumnos citados, pudieron ver a Lauretti, quien le habría expresado, “en un tono para nada conciliador, ni formal, que todas las actividades que realicemos para el CEC,  la biblioteca facturaría el uso del lugar, y que les cobremos a los asistentes o a los profesores, para solventar este gasto”, según manifestó el presidente del CEC.
 
"Mala administración"
“Lamentablemente creíamos que la Biblioteca Popular Bernardino Rivadavia era una institución de bien público, similar al Círculo de Escritores del Comahue, pese a que la Biblioteca tiene ingresos a través de las tarifas públicas, fondos y subvenciones de sueldos para sus empleados, que estamos pagando todos los contribuyentes, cosa que nosotros no tenemos, y nuestra actividad es totalmente gratuita”, sentenció Delmas.
Desde el CEC aseguran que hay instituciones que pueden desarrollar sus actividades en la biblioteca y otras que deben pagar, por lo que les da la impresión de que “esta división se realiza por el dedo de algún señor de la Comisión Directiva, que asume con arrogancia, la posición de ser el dueño de la institución, con lo que deja de ser popular, para convertirse en un simple comercio mal administrado, que pretende que la sociedad pague las falencias de su conducción, aún cuando está dotado de todos los medios cedidos por la comunidad”, señalaron.
Por último, Delmas continuó fustigando a las autoridades de la biblioteca cipoleña, asegurando que “tienen una radio que no funciona, ni cumple ninguna función, un comercio de venta de artesanías que reemplazó el lugar de los artistas de teatro, que nunca vende nada, y decisiones  por el estilo, que sumergen a esta institución en la triste soledad de algo, que debe ser un bien público, y es llevada indefectiblemente al fracaso, convirtiéndola sólo en un depósito de libros".

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario