Controles más duros a los loteos en la zona rural

El Municipio está por concluir una ordenanza que mejorará la fiscalización de predios ilegales.

El Ejecutivo municipal está terminando la elaboración de un proyecto de ordenanza para controlar, desalentar y encauzar definitivamente el problema de los loteos ilegales en las tierras rurales de Cipolletti. En los últimos tiempos, mientras se preparaba la nueva legislación, se habían tendido a frenar las acciones de decomiso y clausura de los loteos involucrados, pero ahora que la iniciativa que se presentará en el Concejo Deliberante está casi lista, ya se empiezan a organizar otra vez los operativos contra los infractores.

Para las actuales autoridades municipales, se ha convertido en un asunto de primera importancia la lucha contra la venta de predios para viviendas en las zonas de chacras. No se permitirá, bajo ningún concepto, su proliferación y, para los lugares ya existentes, se prevé una serie de medidas que todavía se están puliendo. No habrá tregua en la defensa de las áreas irrigadas y productivas, consideradas vitales para el presente y el futuro de la ciudad.

Te puede interesar...

Ayer, el secretario de Gobierno, Bruno Bordignon, manifestó que quienes participan de loteos ilegales no podrán escriturar sus parcelas y no accederán a los beneficios de la urbanización, además de que deberán soportar un constante control y fiscalización, que seguirán incluyendo las posibilidades de demolición, además de los habituales decomisos y clausuras, que volverán a estar al orden del día.

Las autoridades de la comuna no aflojarán la presión sobre los loteos ilegales. Para ello prevé una serie de acciones y medidas.

En Cipolletti, existen en la actualidad unos 15 loteos ilegales, que no serán reconocidos de ninguna forma por el Municipio. Se trata de núcleos habitados que presentan distintos grados de avance en la radicación de familias y construcción de viviendas. Todo esto se ha tenido en cuenta en el diseño de la normativa, a los efectos de disponer de las herramientas más efectivas para cada caso.

La determinación de no regularizarlos implicará que los adquirentes no accederán a las mensuras de sus terrenos ni a las definiciones de calles y demás aspectos implicados en una urbanización. Además, no contarán con las prestaciones básicas de la comuna y para proveerse de los servicios esenciales de luz, agua y otros deberán valerse de sus propios medios. Sabido es que las empresas del sector no acceden a brindar conexiones regulares a quienes no cuentan con los títulos de propiedad pertinentes.

“Buscamos contar con herramientas legales y administrativas más precisas y concretas para fiscalizar los loteos ilegales y para seguir defendiendo las tierras rurales”, dijo Bruno Bordignon, Secretario de Gobierno del Municipio cipoleño

En el caso de la recolección de la basura, cuando mucho podrá pasar un camión del Municipio por fuera de los loteos, con un frecuencia a determinar. Todo esto, igual, está por verse y confirmarse.

En otras palabras, los adquirentes tendrán que arreglárselas por su cuenta. Sin contar con que pueden quedarse sin nada, en caso de demoliciones y decomisos.

Además, seguirá la presión a través de multas, cuando ya hay casos de dueños de terrenos que le deben tanto al Municipio que podrían ser embargados y perder todo lo que tienen en el lugar donde han comprado sin autorización.

Un asunto que todavía se está evaluando tiene que ver con eventuales cargas tributarias que se les podrían aplicar, de modo que también se vean obligados a pagar por otro concepto mientras se extiende su permanencia irregular.

Bordignon reafirmó la determinación oficial de seguir tratando a los loteos como propiedades indivisas, con lo que cualquier trámite que deban efectuar sus participantes tendrán que hacerlo como conjunto y no cada uno por su cuenta. Esto les acotará cualquier margen de acción y de iniciativa.

Un amplio equipo trabaja en las definiciones

En la elaboración del proyecto de ordenanza ha participado un equipo multidisciplinario de técnicos de la comuna, con colaboración de entidades como la Cámara de Productores y el Consorcio de Regantes. Se prevé acompañar la fiscalización con propuestas para aprovechar las tierras rurales con alternativas productivas como las de frutas finas, aromáticas, lúpulo, cebada y otros cultivos.

LEÉ MÁS

Preocupa el estado de los más de 500 perros del refugio

No dejarán la toma porque no le creen al Municipio

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario