El clima en Cipolletti

icon
20° Temp
74% Hum
LMCipolletti Colegio

Colegio Salesiano Padre José María Brentana de Cipolletti

Una obra salesiana en la Patagonia. La construcción de la escuela comenzó en 1961. Hoy, es una institución reconocida y tiene más de 800 alumnos.

Las instituciones educativas de la región de la Norpatagonia, que mantuvieron su condición de territorios nacionales hasta la década del 50 y provincializados unos pocos años después, conformaban una agrupación de varias escuelas de carácter estatal y escuelas religiosas cuyo accionar fue notablemente evangelizador.

De acuerdo con la documentación obrante en la institución educativa, a comienzos de la década del sesenta se creó en Cipolletti el actual colegio Salesiano, cuyo fundador fue el padre Sincero Lombardi. Interpretando todo el sentir de la comunidad cipoleña, lo dedicó al salesiano misionero del Alto Valle, José María Brentana, hombre que dedicó su vida para el bien espiritual y moral de nuestra región. Recordemos que el padre Brentana llegó al Alto valle en 1913 y realizó su gran obra evangelizadora en Allen, Cipolletti, Neuquén; en 1931 fijó su residencia en Cipolletti. En 1938, anciano y enfermo, se fue a Viedma, donde falleció en 1944. En 1972, sus restos fueron trasladados a Cipolletti y colocados en la cripta del nuevo templo parroquial.

Te puede interesar...

El Padre Lombardi inició su obra educadora y pastoral en una casa prestada por la familia Parrilli: allí funcionó la escuela hasta que doña Blanca de González Larrosa donó dos manzanas de tierra. En 1961 se inició la construcción de la escuela con la colaboración de toda la comunidad y a la generosidad de los docentes que trabajaron “ad honorem”. En un principio se lo concibió como colegio politécnico para formar aprendices profesionales y sostén de la industria de la época. Concurrían niños de escasos recursos económicos que no habían podido ingresar en otras escuelas. La marcha del colegio se informaba a la comunidad a través de la radio LU5. La obra de Don Bosco fue un deber: darle un colegio a Cipolletti para la educación cristiana de sus hijos.

padre lombardi.jpg

El escrito obrante en la escuela da cuenta que en 1959 llegó a Cipolletti, a la parroquia La Sagrada Familia, el padre Sincero José Lombardi por obediencia salesiana, enviado por el inspector Ítalo Martín como director y párroco en sustitución del padre Antonio Consonni con la misión de preparar la entrega de la parroquia al obispado y hacer una obra salesiana en la ciudad. Es así que el vecino Jorge Ruini prometió la donación de seis lotes para hacer el Colegio Salesiano.

Se aceptó la donación de los lotes: era una ubicación propicia para los barrios de obreros y gente humilde. En julio de ese año, doña Blanca Jorge Escalada de González Larrosa se mostró encantada de regalar a la Congregación Salesiana dos manzanas indivisas en lo que fue el Tambo de Kossman.

Se realizó una asamblea de ex alumnos y se formó una comisión entre los que se encontraban Juan Ferragut, Guillermo Pesce, José Gutiérrez, Gustavo Sueldo, Moisés Omill, Alejandro Deibele, Juan Ledesma, José Prieto, David Tomás Prieto. Luego, doña Blanca de González Larrosa firmó el boleto de compra y venta de las dos manzanas para el colegio ante el escribano Medela con el representante de la congregación, padre José Menestrina, el padre Ítalo Martín y el padre Sincero José Lombardi. Así nació el Colegio Salesiano. Todas estas novedades se anunciaron por la radio neuquina LU5 en la audición semanal La voz católica de Cipolletti: habló el padre Lombardi. Unos meses después se formó la comisión pro Colegio Salesiano en la que estaban Bernardo Hersig (presidente), José María de la Cal (vicepresidente), Pedro Elizondo, Ricardo Rost, Hermes Medina (secretario), Gerónimo Locacciato (prosecretario), José Santiago Mercau (tesorero) Raúl Ginnobili (protesorero, el doctor Julio Dante Salto, Andrés Giorla, Horacio Duque, Modesto Manrique, Rafael y Mariano Iacopino, José Rossi, los señores Gelsomino y Frassetto, Hipólito Portales y Jorge Ruini. Se organizaron rifas, kermeses, bonos contribución para recaudar dinero.

En enero de 1960 se preparó la entrega al obispado de la parroquia del centro, ubicada en calles Irigoyen y Sarmiento. En febrero, doña Blanca de González Larrosa cedió su casa de Roca 527 para que residan allí los salesianos hasta la construcción del colegio. José Parrilli cedió la propiedad de la calle Esmeralda para capilla y aulas del colegio.

parroquia.jpg

En marzo de 1960 se le brindó una solemne recepción al nuevo cura párroco diocesano monseñor Mariano Elorrieta. En septiembre el padre Lombardi ordenó a la empresa ECOP empezar la casita, las excavaciones, los cimientos de la obra de Don Bosco. Se formó una comisión de vecinos del barrio Don Bosco, se construyeron casa, acequias. Al año siguiente se ampliaron aulas, el Gobernador Castello, mediante Decreto 329, da la anuencia para que el colegio funcione adscrito al Consejo Nacional de Educación.

Se colocó la piedra fundamental con la presencia de monseñor Borgatti, con los padres Borr, Martín, autoridades, todo el pueblo. El 24 de mayo se celebró con procesión la fiesta de María Auxiliadora. En 1962 se celebró la fiesta con la presencia del obispo de Neuquén, don Jaime de Nevares. Se realizó la condecoración pontifica de doña Blanca J.E. de G. Larrosa. En 1963, el padre Lombardi dejó al padre Marcelino Ribotta y se fue a Esquel a hacer el Colegio San Luis. La prensa de la época hablaba de todos estos acontecimientos.

Reseña actual del Colegio Padre José María Brentana

Gracias a la gentileza de personas de la escuela podemos dar a conocer el funcionamiento del Colegio: funciona con los tres niveles educativos: Inicial, Primaria y Secundario. Tiene una totalidad de 861 alumnos en el ciclo lectivo 2022. El nivel inicial tiene 83 alumnos. El primario, 478 alumnos. El secundario con 300 alumnos.

El colegio posee dos salas de 4 años turno mañana, dos salas de 5 años turno tarde, cuatro docentes de sala de nivel inicial, dos docentes preceptoras (una para cada turno), dos docentes especiales (música y educación física).

Nivel primario funciona de 1° a 4° grado por la tarde, de 5° a 7° grado por la mañana con tres secciones cada grado, 21 secciones en total en el nivel.

Sus autoridades son: Director General de la Obra Salesiana, Representante Legal y párroco: padre Antonio María Fierens. Administradora General de la Obra Salesiana: Catherine S. Abarza Silva. Directora Pedagógica de nivel inicial: Margarita Lina Tassano. Directora Pedagógica de nivel primario: Griselda Karina Schap. Vicedirectoras de nivel primario: Flavia Noemí Sandoval (turno mañana), Gladys del Carmen Lara (turno tarde). Secretarias Pedagógicas de nivel primario: Silvia Cristina Fernández (turno mañana), Silvina Alicia Loro (turno tarde). Coordinadora de Pastoral Educar en la FE nivel primario: Gabriela Noemí Campoy.

alumnos brentana.jpg

Docentes en nivel primario: veintiún docentes titulares de grado (3 secciones de 1° a 7° grado). Doce cargos especiales (música, educación física, plástica e informática en todos los grados, solo idioma inglés en 7° grado.

El nivel secundario comenzó a funcionar con dos secciones de 1° año en el 2015: se completó el nivel de 1° a 5° año en 2019 con dos secciones cada año. En ese año, excepcionalmente, se abrió una tercera división de 1° año, autorizada por el Ministerio de Educación en ese momento, por la demanda de las familias de alumnos que egresaban de 7° grado en 2018 de la misma escuela: por ello actualmente funcionan once divisiones: dos de 1°; dos de 2° año, dos de 3° año; tres de 4° año y dos de 5° año. Todo el nivel secundario tiene turno mañana, solo educación física es en el turno tarde en el patio de la escuela.

Directora Pedagógica de nivel secundario: Paola Karina Sánchez. Vicedirector de nivel secundario: Juan Pablo Buda. Coordinador de Pastoral Educar en la FE nivel secundario: Sergio Marcelo González. Secretaria Pedagógica de nivel secundario: Johana Natalí Torrez.

Plantel de preceptores: seis. Plantel de profesores titulares con distintas materias y carga horaria: treinta y cuatro.

También actualmente funciona una sala de encuentro joven y de comedor para nivel secundario que es un sector para estudio: hay dos cargos de preceptor cuidador en el turno tarde. La única recepción para el ingreso es por calle Juan XXIII N° 940.

Jacqueline Ivette Roa Carrasco en el turno mañana

Roberto Martín Vázquez en el turno tarde.

Auxiliares Administrativos: Rubén Obdulio Fernández y Fanny Tunjano Díaz. Contador externo con presencialidad: Diego Mauro Rudy.

alumnos brentana(1).jpg

Trabajan en la escuela seis personas en maestranza y limpieza general. El equipo AGA Escolar está compuesto por los directivos de cada nivel que acompaña, gestiona y anima la tarea educativa. (Director General, Administrador General, directores de cada nivel, Vicedirectores de cada nivel, coordinadores de Pastoral y secretario del Director General). El equipo está encargado de coordinar las actividades y la toma de decisiones acerca de la marcha cotidiana de la institución educativa.

Secretario del Director General y encargado de comunicación: Rafael Gustavo Tapia. Bibliotecaria institucional: Gladys del Carmen Lara en el turno mañana.

Actualmente en las Instalaciones funciona después de las 18 horas hasta las 23 horas una Sede de la Universidad de Río Negro con clases de la Carrera de Criminología y Ciencias Forenses y otras clases de la carrera Artística de la UNRN.

En la Obra Salesiana hay una comunidad de salesianos que vive en ella: padre Antonio María Fierens, padre Alekandr Samoilov, padre Juan Hernández.

La Obra Salesiana de Cipolletti tiene un equipo que es el consejo de obra, que representa a todas las áreas: escuela, parroquia, grupos juveniles. Es el encargado de la toma de decisiones para el caminar de la Obra Salesiana educativa y pastoral en general. El accionar de las escuelas salesianas es según el modelo de gestión participativa y de comunión. Optan por la concertación con discernimiento caminando juntos para la resolución de diferentes temas de convivencia y consideran que la convivencia en la escuela es una construcción, prevención, y un hecho educativo en sí mismo.

Toda persona y en toda comunidad cristiana actúa la gracia preventiva y salvadora de Dios que ilumina las intervenciones educativas y genera actitudes de conversión. La gran obra del Colegio Brentana de Cipolletti,es la historia de toda una institución que, como toda obra de bien, también fortaleció la historia de toda una ciudad.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario