Colapsó el basural por la falta de maquinaria

No se dispone de palas cargadoras ni de un camión adaptado contra el fuego.

Durante dos semanas el basural se las ha pasado sin contar con el servicio de palas cargadoras para mover y enterrar los desechos que a diario se vierten en el lugar. Llegó a contarse con dos, una provista por el Ejército y la otra, del Municipio. Sin embargo, por distintas circunstancias, no se dispone hoy de ninguna, lo que complica sobremanera la disposición final de los residuos que se producen en la ciudad. A todo esto, hace poco se echó a perder un camión regador adaptado para contener el fuego siempre presente por la descomposición orgánica pero que amaga continuamente con descontrolarse. En síntesis, son horas de colapso.

Los camiones recolectores descargan a diario toneladas de desperdicios y no hay forma de acomodarlas y distribuirlas en la extensión que se está utilizando en la actualidad. El material se acumula en enormes montículos, que son fácilmente presa de las llamas.

Te puede interesar...

Por lo que se pudo saber, la máquina de la comuna tiene desperfectos de alguna consideración y deberá ser reparada. En cuanto a la del Ejército, la situación también está complicada, ya que la institución armada, al parecer, tendría que ponerse al día con algunas exigencias en materia de seguros y coberturas para el personal que opera en el vertedero.

En la comuna, mientras tanto, apuran los trámites para el alquiler de una pala cargadora a algún proveedor y también para la compra de una nueva, que sería la solución definitiva. Por otro lado, se procura contar cuanto antes con un camión regador para el trabajo de lucha contra el fuego.

Para las personas que viven del reciclado son días muy difíciles porque no pueden cumplir sus tareas como quisieran. En el desorden y el caos, les cuesta encontrar los productos que extraen para la reventa. El riesgo de que surjan llamaradas es muy grande y la posibilidad de humaredas de consideración está latente. Además, en la noche oscura el movimiento de los camiones entre las montañas de residuos acrecienta los peligros.

Un lugar con muchas necesidades

El actual colapso en el funcionamiento del basural es la punta del iceberg de problemas de fondo que se enfrentan hace tiempo. El trabajo se vuelve cada vez más complicado. La falta de palas cargadoras agrava las cosas. Pero también falta personal municipal para vigilar el movimiento de camiones, maquinaria y recicladores en el interior del amplio predio donde se reúnen los desperdicios de más de 100.000 habitantes. En estos días, uno de los cuidadores se ha tomado vacaciones y, como no ha tenido un reemplazo inmediato, los efectos se sienten. Cabe indicar, a todo esto, que para este trabajador y otros dos que cumplen sus labores en el lugar se hace muy difícil desempeñarse, ya que no tienen refugio alguno para sus necesidades más elementales. Para sus colegas que custodian la entrada, la realidad también es complicada, sobre todo cuando llegan familias con niños a hurgar entre los desperdicios.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario