El clima en Cipolletti

icon
-3° Temp
93% Hum
LMCipolletti hermana

Su hermana gemela falleció pero ella sigue con el emprendimiento natural en La Chacra

Jessi, la cipoleña que vende alimentos veganos que elabora y produce en su propia huerta. Cómo salió adelante tras el duro golpe y la conexión espiritual con "Mele", quien “aporta desde el cielo”. Consejos naturales.

Los gallos se hacen sentir con su inconfundible canto en la chacra familiar de Contralmirante Cordero. Tampoco el cacareo es tan ruidoso o agudo como para alterar la infaltable siesta que se avecina. Entre perros, gatos y cerditos, aparece Jessi para rescatar algunas manzanas de la huerta que necesita para elaborar vinagre casero. Es uno de los productos más requeridos de su emprendimiento “Mele y Mele, alimentación consciente”.

Ese que soñó, inició y lo convirtió en un éxito junto a su recordada y queridísima hermana gemela Jaqueline, a la que de ahora en más mencionará como Mele “porque así le decíamos y le gustaba que la llamáramos”.

Te puede interesar...

Su comida vegana, los aceites de vinagre de sidra de manzana, tinturas madres y aceites de orégano son sumamente populares entre una extensa clientela que supieron cosechar justamente.

image.png

"Todo es natural y lo producimos nosotros", como el aceite de orégano.

Todo es natural para ella. Incluso la muerte. Por ello si bien asume que extraña la presencia física de su inolvidable hermana, Jessi rescata el costado positivo y con una mirada espiritual y un tanto mística de la situación asegura “mantener una conexión permanente con ella”.

No obstante, el cimbronazo de la partida de Mele provocó un cambio importante en su vida.

“Me vine a vivir a la chacra para hacerle el aguante a mi cuñado que había quedado medio depresivo y por suerte ya está mejor”, afirma a LM Cipolletti en medio de otra jornada movida de producción.

emprendimiento vegano.jpg

“La hago yo, pero ella desde el cielo sigue aportando, nunca perdimos conexión desde que dejó este plano”, afirma con una convicción que sorprende gratamente. Aquel famoso estribillo “ni la muerte nos va a separar”, aquí se cristaliza.

Si bien trata de vivir en forma descontracturada y no presta atención a las fechas, tiene presente que “el último 20 de diciembre se cumplió el primer aniversario de su muerte. Se enfermó y un tumor la fulminó en 2 meses a los 47 años”, lamenta.

La particular filosofía de vida la ayuda a asimilar un golpe de nocaut para la mayoría de las personas, máxime tratándose de un ser extremadamente cercano.

“Mi manera de pensar es que la muerte es parte de la vida, así que transitamos una experiencia maravillosa juntas, disfrutamos cada día y de hecho el día anterior a su partida nos matamos de risa y después se quedó dormida. No es lindo que te pase, obvio que extrañás su cuerpo, pero tuve la gran dicha de no perder la conexión”, se confiesa en un pasaje emotivo de la nota.

Pasa de las lágrimas a las risas cuando admite que “siempre fuimos extravagantes, teñidas, medias raras, populares. El que no nos conoce no es de Cipolletti jaja”, bromea.

hermanasveganas.jpg

El emprendimiento data de más de 15 años de antigüedad. Y a pesar de que ya no está su mano derecha, su socia ideal, su otra mitad, Jessi sigue adelante con apoyo incondicional de su entorno. Y la ayuda divina, claro…

“Estamos dedicándonos a pleno a los productos de la zona, que por ahí otros compran en la dietética. Agradecer el apoyo de mi marido Ariel, que se encarga de la logística, muchas veces van a retirar los productos a la obra donde él trabaja ya que tenemos un solo vehículo. También a mi hijo Bautista de 13 y a Teo, de 20, que es estilista en Cipolletti y me maneja las redes. Y no puedo olvidarme de mi hermana Kate que hace el aguante siempre con las ferias manejando y ayudando a vender”, sostiene.

Su madre, Elena, mientras tanto va y viene desde Cipo “ella sí me ayuda con la producción, es una verdadera genia”, la elogia.

Qué más producen

“Llevamos comidas saludables a domicilio como milanesas de garbanzos, hamburguesas de poroto negros, remolachas, espinacas, lentejas, prepizzas integrales… También vamos a ferias como la Cambalache, Feria Sustentable, otra en Vista Alegre sur que es del mismo palo, de cosas naturales, cosmética natural en fin…”, explica.

Y a decir verdad, todo lo que se observa tiene una “pinta bárbara”.

“Todo lo hacemos nosotros, bien caserito, no compramos nada. Sembramos orégano, romero, son cosas nuestras”, reitera Jessi y destaca su amplia clientela de Cipolletti, Neuquén, Centenario, Oro…

“Cada vez más la gente les da importancia a las comidas naturales”, celebra y activa el sistema de riego.

Los consejos saludables

“Un buen vinagre como el nuestro necesitamos para prepararnos para el invierno, levantar sistema inmunológico, reducir niveles de glucosa, de colesterol y además ayuda a mejor la digestión, mejora la microbiota…”, recomienda para nuestros fieles lectores.

Y, en ese sentido, agrega otro valioso dato: “Aceite de orégano es antibacteriano, antiséptico, ayuda a eliminar cándidas en el cuerpo, los parásitos que generan enfermedades…”.

Jessi se sobrepuso a una dura adversidad y salió adelante con el exitoso proyecto que encaró junto a Jaqueline (Mele). “Estoy feliz, es algo que me apasiona. Viste cuando uno dice ‘hacés lo que te gusta’, yo estoy viviendo mi experiencia en la tierra y la disfruto a pleno. Que la humanidad sea consciente para disfrutar en plenitud de la alimentación también”.

“Es maravilloso habitar este lugar y generar cosas positivas para la salud y la mente, te desconecta”, finaliza Jessi mirando que el suelo esté en óptimas condiciones para volver a sembrar.

Las hermanas siguen unidas, así en el cielo como en la tierra…

Facebook e Instagram: “Mele y Mele, alimentación consciente” (Mele & Mele alimentación consciente)”.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario