El clima en Cipolletti

icon
Temp
70% Hum
LMCipolletti valletanos

Don Luis Cáceres y un poema en homenaje a los maquinistas valletanos

Este ferroviario residente en Cipolletti, publicó un libro de poemas sobre distintos aspectos de la vida cotidiana. En 1997, con motivo de los 50 años “La Fraternidad”, este ferroviario poeta dedicó una de sus piezas a sus compañeros.

En nuestros largos recorridos en la búsqueda de historias pioneras nos encontramos con muchos ferroviarios y sus descendientes que nos han narrado hermosas historias en sus asentamientos en estas tierras.

“Cuando el ferrocarril pasó el puente del río Neuquén, el silbato de la locomotora anunció un nuevo día para estas tierras. Era el triunfo pacífico del genio tendido en forma de riel, desde la Capital Federal era la empresa atrevida, era la empresa gloriosa y pacífica, que reeditaría riquezas, abundancias, armonía, vida. Al terraplén, a los durmientes, a las alcantarillas y estaciones siguieron las cargas de picos, palas, máquinas de labranzas, maquinas hidráulicas; tuvieron otro precio los frutos del territorio”.

Te puede interesar...

“En la concesión otorgada al F. C. Sud para prolongar su línea principal de Bahía Blanca al Neuquén, figuraba como una de las condiciones esenciales la construcción del puente sobre el río Neuquén”.

El joven ingeniero Carlos Krag, de cuyo informe tomamos estas notas, fue elegido para construir el puente y la línea desde el punto de rieles hasta la nueva estación Neuquén, y en septiembre de 1899 se trasladó a la confluencia para practicar un estudio muy detallado del río en los puntos más aparentes para la construcción de un puente.

Ahora bien, esos primeros tiempos de los ferroviarios del siglo XX los encontró agremiados en dos instituciones: La Fraternidad y la Unión Ferroviaria.

edificio fraternidad.jpg
Edificio de La Fraternidad. Foto: Vicky Chávez.

Edificio de La Fraternidad. Foto: Vicky Chávez.

En 1926 se inauguró la sede de La Fraternidad Seccional Neuquén y la Unión Ferroviaria. La Fraternidad agremiaba a los trabajadores de las locomotoras y a los foguistas. La Unión Ferroviaria agrupaba cambistas, guardas, peones, mecánicos, electricistas, telegrafistas. Todos estos trabajadores participaban de intensa vida social y política en el pequeño poblado neuquino y rionegrino. El local era centro de reuniones políticas y sociales, de la lucha del gremio por las reivindicaciones laborales. También funcionó la escuela técnica Ingeniero Lovadina donde se capacitaba al personal de locomotoras y se enseñaba el oficio de maquinista.

La sede también albergó a otros gremios. Cuando los ferrocarriles fueron privatizados la propiedad fue vendida. En 1995 el Concejo Deliberante de la ciudad de Neuquén sancionó la Ordenanza N° 7009, que declaró a este edificio Patrimonio Histórico de la ciudad de Neuquén.

Ese tendido de rieles dio lugar al arribo de muchas familias que se asentaron en este valle.

Y don Cáceres les escribió este Poema.

Don Cáceres, su madre y hermanos.jpg
Don Cáceres, su madre y hermanos. Foto: Flia. Cáceres-Zanolla.

Don Cáceres, su madre y hermanos. Foto: Flia. Cáceres-Zanolla.

La Fraternidad (a través de los recuerdos de algunos compañeros de trabajo)

En esta fiesta magnífica/ jubilosa y excelente,/de alegría permanente/ en toda su dimensión,/ le brindan en la ocasión/ en premio por su valor,/ hombría de bien, y dulzor/ y el horizonte a la vista, /reciben hoy, ocho Maquinistas/ ¡Su gran medalla de Honor!

Fue un miembro, muy importante/ que actuó en la Ejecutiva,/ y también la Directiva/ contó con su gran presencia,/ por su notable elocuencia/ y en su pecho allí se inflame,/ la Justicia, que el proclame/ con Dignidad y Nobleza,/ siempre actuó con entereza/ ¡El gran Aníbal Beltrame!

Está presente un cantor/ de tangos, y baterista,/ además de deportista/ Las Comunas, presidió,/ y a todas ellas, les dio/ lo que le pudo brindar,/ con su ejemplo predicar/ en bien de sus compañeros,/ él, se brindó con esmero/ ¡Armando “Vasco” Errecart!

Un hombre muy delicado/ y de modales muy finos,/ propio del ser rionegrino/ nos fue enseñando el camino,/ en este suelo argentino/ que no existe quien lo imite,/ la amistad, con él permite/ que le brinde un homenaje,/ y este “Laurel”, que le traje/ ¡A “El Hugo” Iovenitti!

Con su “pinta” de porteño/ billarista y bailarín,/ en este hermoso confín/ de la Patagonia bella,/ su figura es una estrella/ que brilla en cualquier esquina,/ es una flor sin espina/ de un vuelo muy elevado,/ mis elogios, con agrado/ ¡A Santiago Malaspina!

De la zona de Tandil/ llegó aquí, siendo pequeño,/ de un gran prestigio, es dueño/ propiamente en el Neuquén,/ Noble tierra del “Pehuen”/ que a todos llega muy hondo,/ sus aptitudes prolongo/ y es orgullo en su ciudad,/ este ser de calidad/ ¡Francisco Carlos Raimondo!

Proviene de Bahía Blanca/ la gran capital del Sud,/ en toda su plenitud/ se acerca a nuestras orillas,/ es maestro en la “parrilla”/ sus secretos, no lo sé,/ siempre sonriente se lo ve/ con simpatía y bondad,/ actuó con suma equidad/ ¡Pachetti “El Bebe” José!

En la Perla del Atlántico/ lo mismo en Olavarría,/ ahora nadie lo creería/ que al básquet muy bien jugó,/ y en las “Playas” se lució/ su estampa y su gran tipo,/ jamás se lo vio con hipo/ diplomático en su ser,/ hablar con él fue un placer/ ¡José Osvaldo Sanfilippo!

Es un hombre Patagónico/ simpático y agradable,/ su espíritu inagotable/ en sus cosas tan risueñas,/ propias de gente que sueña/ con cariño de un hermano,/ de actuar siempre muy humano,/ reciba mi admiración/ cual Divina distinción/ ¡Señor Emilio Serrano!

¡Afectuosamente y a todos muchísimas gracias!

El libro de don Cáceres

En 2001 don Luis Cáceres publicó sus poesías. En su libro “El encanto de mi valle” retrata el trabajo, la amistad, la vecindad, la tierra de la que formó parte. Su poesía refleja lo que era él: trato amable, delicado, educado, fresco y espontáneo.

En sus primeras hojas vemos un croquis con la unión de Neuquén con Río Negro con su croquis ilustrativo que titula “Unidas por el mismo valle”. La primera poesía es a Neuquén, Canto a Río Negro, Cipolletti mi ciudad. En un nuevo capítulo lo titula “Voces de mi corazón” y allí le escribió a “Voces de mi sentir”.

Síntesis de su pluma espontánea, don Luis es un sensible escritor del pueblo, de las emociones, observador de su entorno.

edificio fraternidad (1).jpg
Edificio de la Fraternidad. Foto: Vicky Chávez.

Edificio de la Fraternidad. Foto: Vicky Chávez.

El antiguo edificio de la Fraternidad está situado en la primera cuadra de la calle Brown de Neuquén Capital. En este nuevo homenaje a tan loable tarea, no quiero terminar la nota sin realizar un pedido a las autoridades de mi provincia y ciudad. Debemos restaurar de forma urgente el edificio de la Fraternidad, que fuera declarado Patrimonio Histórico de la ciudad neuquina por Ordenanza N° 7009 del año 1995; preservemos el patrimonio neuquino, nos quedan pocos edificios con tanta historia.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario