Cipoleñas hicieron otro mural contra los femicidios

El domingo que viene se cumplen 21 años del primer triple crimen de Cipolletti.

El domingo que viene se cumplirán 21 años de un día que marcó a fuego la historia de Cipolletti: el hallazgo sin vida de Verónica Villar y las hermanas María Emilia y Paula Micaela González, víctimas del primer triple crimen.

Con la idea de recordarlas, exigir justicia y denunciar la violencia machista en la ciudad, es que la Multisectorial de Mujeres de Cipolletti realizó este fin de semana un nuevo mural en la calle Vélez Sarsfield, a metros de la intersección con Uruguay, en pleno barrio San Pablo. Ofelia, la mamá de Verónica, fue una de las mujeres que se acercaron a participar de la obra de arte colectiva durante la tarde del sábado. También participaron vecinas en general, entre las que hubo artistas de diferentes ramas y dirigentes, tanto sociales como sindicales.

Te puede interesar...

Una de ellas fue Laura Contreras, de la Unter, quien en su perfil de Facebook reflexionó: “Hoy fue un día cargado de buenas energías feministas, donde cada una aportó activamente en esta actividad, mates, charlas, debates, aprendizajes colectivos y conclusiones”.

La referente del gremio docente indicó que “a 21 años del primer triple feminicidio de Cipolletti, los responsables materiales, políticos, judiciales y policiales siguen gozando de la misma impunidad que los protegió y los protege, una complicidad que sigue matando mujeres”.

En las ya más de dos décadas que pasaron del sangriento asesinato de estas tres chicas, lo único que Contreras ve de cambio es el movimiento feminista, al cual se le suman algunas organizaciones sociales, que mantienen en agenda el reclamo de justicia. “El resto sigue igual: desamparo, injusticia y complicidad. Mantengamos viva la memoria”, reclamó.

Un día bisagra en Cipolletti

Verónica, María Emilia y Paula habían salido a caminar una tarde de domingo, disfrutando del buen clima. Pero nunca volvieron a sus casas. Dos días más tarde fueron halladas muertas, semienterradas, en la zona de Los Olivillos, a escasos metros de las vías del tren.

La sociedad cipoleña no podía creer lo que había ocurrido. La ciudad aparecía en la primera plana de todos los diarios del país, a causa de un inexplicable crimen de tres chicas. Los vecinos salieron como nunca antes a exigir justicia con multitudinarias marchas.

Sin embargo, ya pasaron 21 años y todavía no se sabe quiénes fueron los responsables de sus asesinatos. Sólo fue condenado Claudio Kielmasz, a perpetua.

Un femicidio que cambió a la ciudad

El asesinato

Verónica Villar y las hermanas María Emilia y Paula Micaela González salieron a caminar un domingo por la tarde. Nunca más las vieron con vida. Dos días después aparecieron asesinadas en la zona conocida como Los Olivillos, a metros de las vías.

La ciudad ya no fue la misma

Los cipoleños no podían creer que un hecho de semejante magnitud hubiera ocurrido en su ciudad. Marchas multitudinarias coparon las calles en reclamo de justicia. Esa llama se fue apagando con los años, pero la ciudad ya no fue la misma.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario