Cinco gitanos se alzaron con $760 mil tras dos estafas

Acusaron a cinco cíngaros neuquinos por engañar a un salteño y a un porteño.

Una mezcla de engaños, excusas y buena atención fue la clave para que una vez más dos hombres cayeran en una estafa gitana. En esta ocasión, un salteño y un porteño fueron defraudados en una suma que asciende a los 760 mil pesos, por la compra de una camioneta que nunca obtuvieron. Miguel y Lautaro Costich, Elías Esteban, Mariela Costichi y Danisa Crespo fueron acusados por la Justicia.

En ambos casos, los estafadores no sólo fueron a buscar a sus víctimas hasta la terminal de Neuquén y les mostraron el vehículo “en venta”, sino que el combo incluyó llevarlos a cenar a un restaurante, presentaciones familiares y hasta un tour por la capital neuquina.

Eso sí, nunca volvieron a saber nada ni del dinero que entregaron para concretar la supuesta operación ni de la camioneta que pretendían comprar.

Así fue el caso de un salteño, que con buena fe e interesado en una publicación en Mercado Libre por la venta de una Toyota Hilux a 460 mil pesos, se contactó con los gitanos y acordaron fecha de encuentro.

De esta manera, la víctima vino hasta Neuquén el 4 de octubre del año pasado, ocasión en la que probó la camioneta y hasta lo trasladaron a la vivienda familiar ubicada en calles Primeros Pobladores y Pelagatti.

Allí, los acusados le extendieron un boleto de compraventa y el damnificado les entregó un total de 485 mil pesos. Pero a partir de ese instante, los estafadores comenzaron a hacer gala de una serie de excusas bien estudiadas.

Al salteño le mintieron diciéndole que tenían problemas con la AFIP, que era mejor que regresara a su provincia y que ellos le avisarían cuando venir a buscarla, otorgándole un pagaré firmado por Elías, por la suma de 410 mil pesos.

Después, las excusas se multiplicaron telefónicamente hasta que el 20 de abril, el damnificado regresó junto a su hermano en busca de lo que era suyo y se terminó yendo con un nuevo pagaré, ahora por 500 mil pesos, que tampoco pudo cobrar.

Una suerte similar corrió también un porteño que, con intenciones de comprar la camioneta ofertada por los estafadores en 423 mil pesos, se puso en contacto con Lautaro, quien le solicitó una seña de 2500 pesos a depositar a nombre de Danisa.

El 4 abril de 2017, el hombre abonó la seña y cuatro días después se presentó en la capital neuquina. Nuevamente, los acusados pusieron en marcha la misma metodología, por la que la víctima entregó 400 mil pesos y regresó a Buenos Aires.

A la distancia el damnificado quedó a la espera, tiempo durante el cual hasta lo llamaron para pedirle más dinero, unos 30 mil pesos para pagar unas multas que tenía la Toyota, por lo que volvió a depositar plata: 11 mil pesos en la cuenta de Mariela y 20 mil pesos en la de Danisa.

Luego, los gitanos le salieron con la excusa de la AFIP y advirtiendo la estafa, el porteño volvió a Neuquén decidido a rescindir la transacción. Él fue el único que logró que le devolvieran 160 mil pesos, más un pagaré incobrable de 240 mil pesos.

Así fue descripto por la fiscalía en una audiencia realizada la semana pasada.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario