Cayó por la tobillera: amenazó a testigos y lo condenaron a un año y medio de cárcel

Había amenazado a un vecino del Mapu.

Una tobillera electrónica se transformó en la prueba principal contra un pistolero cipoleño que, a pesar de negar una serie de amenazas, quedó preso luego de un juicio desarrollado en el edificio de España y Urquiza. El acusado, identificado como Cristian Nahuel Vera, arrastraba una condena por la causa donde se juzgó a los asesinos del adolescente Brian Villegas.

De acuerdo a la investigación encabezada por el Ministerio Público Fiscal, Vera amenazó de muerte a familiares de Villegas por el viejo proceso que lo involucró al padre y a él: ambos fueron encontrados culpables aunque el primero recibió un duro castigo como autor del crimen y el segundo, una pena en suspenso por abuso de armas.

Te puede interesar...

Tras conocerse el nuevo incidente protagonizado por Vera, el 5 de mayo del año pasado en horas de la noche, se abrió un expediente en la fiscalía cipoleña. A la hora de referirse a este incidente puntual, los acusadores indicaron que la víctima se encontraba junto a un familiar cuando el acusado la amenazó manifestándole que le iba a “dar un tiro”.

Para los investigadores el origen del conflicto fue la condena de los Vera por el homicidio de Villegas y un resentimiento que fue creciendo con el tiempo.

Al momento de las amenazas, Vera cumplía una pena de cumplimiento efectivo aunque se encontraba gozando del beneficio de la libertad asistida y era monitoreado a través de un dispositivo electrónico de tipo GPS.

Justamente, este dispositivo sirvió como un elemento probatorio fundamental para fundar la acusación de las fiscales Rocío Guiñazú y Yésica Montenegro. El titular de la Unidad de Arresto Domiciliario explicó durante el juicio que se podía reconstruir la ubicación exacta donde se encontraba el acusado al momento de las amenazas, situándolo en el tiempo y lugar señalados por la víctima y su primo.

Los acusadores reclamaron un año y medio de prisión efectiva para Vera y la jueza de juicio Florencia Caruso estuvo de acuerdo con la solicitud. Durante el proceso, el imputado tuvo la asistencia del defensor oficial Marcelo Caraballo.

Testimonios incriminantes

A la hora de solicitar la declaración de culpabilidad de Cristian Vera, la fiscal Rocío Guiñazú sostuvo que se contaba con los testimonios de la víctima y de su primo, ambos menores de edad, los cuales calificó como con un alto grado de credibilidad. Sumó a lo anterior los aportes de las madres de los dos adolescentes y la explicación del titular de la UADME sobre el funcionamiento del dispositivo electrónico que monitoreaba los movimientos del acusado.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario