Carpooling: cómo viajar, ahorrar y conocer gente

Cada vez son más los que comparten gastos para ir a otras ciudades.

Por Natalí Ruiz de Galarreta / regionales@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN - El “carpooling” es una iniciativa que ayuda a ahorrar dinero, conocer gente y reducir la contaminación ambiental. No es una novedad, pero sí una tendencia en crecimiento: compartir el auto con un desconocido para viajar se usa cada vez con más frecuencia.

El sistema de carpooling, que permite conectar a conductores y pasajeros que planean viajes hacia un mismo destino, arrancó hace algunos años en el país y la adopción por estas latitudes comienza, de a poco, a ser visible.

Viajeros que desde Neuquén se suman al movimiento, destacan que lo utilizan principalmente para reducir costos, pero también por el plus de sumar compañía a las largas horas de ruta.

“A todos nos conviene económicamente. Imaginate que un viaje de acá a Neuquén sale 800 pesos. Compartiendo, quizás ponés 250, que es una re-diferencia, y no viajás solo”, relató Eliana Hernández, que desde San Martín de los Andes lleva gente con regularidad hasta Neuquén, en donde ha notado cómo la idea toma fuerza.

Redes

A la fecha existen algunos grupos para conectar a los viajeros neuquinos a través de Facebook. La mayoría pone como centro neurálgico la ciudad para viajar desde Buenos Aires a Bariloche, o viceversa, lo que los locales aprovechan en la parte del trayecto que necesitan. Pero, en este entorno, todo se puede arreglar. Y siempre aparecen viajes a último momento.

“¿Algún alma viajera haciendo el tramo San Martín de los Andes-Neuquén este viernes 23 o sábado 24? Mi hermana y yo necesitamos viajar. Compartimos mucha buena onda, mates y algo rico para acompañar”, posteó una usuaria en un grupo dedicado al carpooling. Otro ofreció su auto hace unas semanas: “Viajo el sábado 10 de madrugada de Neuquén a Entre Ríos, pasando por Trenque Lauquen. ¡Tengo lugares!”.

La modalidad que se muestra de manera incipiente en la región suma adeptos principalmente durante los fines de semana largos. En ciudades como Buenos Aires o Córdoba, la iniciativa se utiliza no sólo para hacer viajes largos: también para compartir el recorrido hasta el trabajo o en rutas cortas. Tanto se usa en el mundo que empresas como Uber incorporaron la idea a su modelo.

Costumbre

Yvonne Klaus es una estudiante alemana que vivió en Neuquén hasta el pasado diciembre, cuando buscó compartir vehículo para llegar hasta un anhelado sur patagónico. Para ella el concepto de carpoolear es algo corriente. “En Alemania lo usamos por años y funciona bastante bien. Por lo que yo veo acá, hay un montón de gente que está en búsqueda, pero muy pocos que ofrecen llevar gente”, consideró.

p04-f01-carpooling-viajar-en-grupo.jpg

--> Jóvenes, el perfil de la mayoría de los viajeros

Las redes de viajeros se dan principalmente dentro de una generación joven, de estudiantes universitarios o treintañeros que procuran ahorrar en la tarifa de nafta y, de paso, hacer conocidos durante el viaje.

“En un 80% es gente de hasta 35 años. El resto son mayores recomendados por sus hijos, pero son los pocos”, comentó Carlos Jerez, una excepción a la norma: es un restaurador de marcos de 59 años. Él, quien adoptará la ciudadanía neuquina al mudarse a Plottier desde Mar del Plata en los próximos días, dijo pretender “sin lugar a dudas” sumar compañeros a su inminente traslado.

Mediante grupos en redes sociales, o páginas como Carpoolear, Jumpin o Coviajero, la moda se instaló en el país y empieza a aparecer por el Valle. En la mayoría de las webs los usuarios deben validar su mail, y se conoce un puntaje y referencias que les colocan personas que hayan viajado con ellos. Hasta hay sitios que informan si al chofer le gusta escuchar música o si acepta mascotas.

En los grupos más informales, esto se deja de lado por un contacto más directo y confiado entre las partes. En ningún lado se cobra a los usuarios; los intercambios de dinero y la coordinación del viaje quedan siempre en las manos interesadas.

Si bien todos los consultados destacaron que realmente no existe edad para sumarse a la movida, sí destacan la necesidad de contar con una actitud especial. “Lo que no puede faltar es buena onda para sumar gente a tu vehículo, y también para subirte al vehículo de un extraño”, aseguró confiado Carlos, quien lleva un lustro compartiendo kilómetros y charlas con gente “por conocer”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario