El clima en Cipolletti

icon
Temp
52% Hum
LMCipolletti

Caótica jornada por piquete de la toma 2 de Febrero

Cientos de automovilistas quedaron varados en la rotonda de rutas 22 y 151. Los manifestantes exigían acceso a la electricidad.

Hubo cruces con vecinos y transportistas afectados por la sorpresiva medida implementada por miembros del asentamiento ilegal.
 
Una protesta de vecinos de la toma 2 de Febrero provocó enorme caos e impidió durante varias horas circular entre Cipolletti y Neuquén. El piquete se instaló en la rotonda de las rutas 22 y 151 porque los ocupantes del predio exigen la instalación de un medidor comunitario para acceder al servicio eléctrico.
Durante el bloqueo hubo escenas de tensión y hasta enfrentamientos a golpes con un automovilista que reclamó su derecho a transitar libremente.
Poco después de las 10, unas 100 personas se apostaron sobre la calzada de las rutas y manifestaron que sólo se retirarían luego de que se hiciese presente el intendente Abel Baratti. Afirmaban que se había comprometido a realizar gestiones ante Edersa y no había cumplido su palabra.
La tensión en el lugar creció rápidamente. Los manifestantes se exasperaban porque no había señales desde el Municipio y los automovilistas no ocultaban su enfado por la imposibilidad de circular. Las filas que se formaron sobre rutas 151, 22 y calle Pacheco se tornaron kilométricas y los perjudicados no tenían precisiones sobre la duración del corte.
Fue en ese momento cuando un conductor se bajó de su coche, enfrentó a un grupo de vecinos y lanzó golpes de puño. Hubo insultos, corridas, y sólo la intervención policial evitó que la represalia fuese más violenta. Minutos más tarde, el automovilista eludió el corte circulando por los espacios verdes de la rotonda y el boulevard que separa las dos manos de la Ruta 22.
Por el incidente, se flexibilizó la medida permitiendo el paso de los automovilistas varados. Sin embargo, una hora y media después de iniciarse, el bloqueo se radicalizó y ya no hubo posibilidad de atravesar el piquete.
 
Contacto telefónico
“Que venga Baratti”, gritaban muchos de los manifestantes mientras esperaban que las autoridades accedieran a su pedido de negociar la conexión de la electricidad para levantar el corte. El contacto, sin embargo, fue telefónico. Cerca de las 11.15, empleados de Protección Civil llegaron al lugar y establecieron la comunicación entre un delegado de la usurpación y el jefe comunal, quien habría pedido que una comitiva se traslade al Municipio para debatir la situación. “Esta no es la forma de buscar soluciones”, expresó luego el titular del ejecutivo cipoleño.
La conversación no acercó posiciones, sino que derivó en la profundización del reclamo. “Si no viene algún referente del gobierno provincial, no vamos a levantar el corte. Baratti ya nos mintió, ahora queremos dialogar con la Provincia”, manifestaron los delegados.
Ajenos al conflicto, muchos usuarios de colectivos caminaban hacia los puentes carreteros y los camioneros imploraban que les concedieran el paso. “Tengo un camión lleno de leche, esa mercadería no puede estar ahí parada”, les explicaba un transportista a los piqueteros, quienes igual le negaron la circulación. Horas más tarde, hubo fuertes cruces entre ambos sectores, aunque no se habrían registrado agresiones. A esa altura, eran ya muy pocos los automovilistas que se observaban en las filas de vehículos con destino a Neuquén.
 
Liberación
Finalmente, una comitiva de tomeros se trasladó hasta el cuarto piso del edificio municipal, donde se entrevistaron con Baratti, el juez Gustavo Herrera y el fiscal Oscar Cid. Tras el encuentro, "decepcionados" por no tener respuestas positivas a su solicitud, los referentes de la ocupación volvieron al piquete para participar de una extensa asamblea en la que se definió levantar la protesta, aproximadamente a las 17.45.
Según afirmaron los dirigentes, volverían a realizar un piquete el próximo miércoles si no hay un cambio de postura por parte de las actividades. Fuentes policiales aseguraron que también mencionaron la posibilidad de cortar las rutas el lunes.
Mientras tanto, adelantaron que realizarían conexiones clandestinas a la red eléctrica que pasa frente a la toma, ubicada a metros de calle Perón, detrás del barrio Anai Mapu.

La Justicia y el Ejecutivo aseguraron que no autorizarán conexión eléctrica

El pedido de habilitación para instalar un medidor comunitario en la toma 2 de Febrero recibió un firme rechazo del Ejecutivo municipal porque "la situación está judicializada y tenemos indicaciones del magistrado que interviene en la causa", según expresó ayer el intendente Abel Baratti.
El juez de Instrucción Gustavo Herrera, en tanto, explicó que los tomeros "están en una situación de ilegalidad, por lo que no puedo autorizar una conexión de servicios. Además, eso sería convalidar otro ilícito, como lo es el hurto de energía".
Las autoridades transmitieron esa postura a un grupo de ocupantes que llegó al Municipio desde el piquete establecido en la rotonda de rutas 22 y 151.
"Queríamos hacer las cosas bien y nos empujan a la ilegalidad", se quejaron los vecinos.
Luego, Herrera detalló que hay una denuncia judicial que se tramita en su juzgado y resaltó: "Ellos están en la ilegalidad y se lo hicimos saber".
Baratti se manifestó en el mismo sentido, aunque no plantearon si corresponde avanzar en un desalojo.
El pedido de instalación de electricidad en esta toma puso de relevancia incongruencias en el análisis del fenómeno de las usurpaciones a nivel judicial. Existe otro asentamiento (el barrio Obrero) que tiene un mecanismo similar al que se reclama en el nuevo asentamiento y en ese caso no se consideró que la instalación eléctrica constituyese un nuevo delito.
Aplicando ese razonamiento, en 2 de Febrero desean que se les conceda el mismo beneficio.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario