Buscan a los asesinos del cipoleño que vendía autos

Alberto Alonso murió tras agonizar casi una semana en el hospital.

Tras varios días de agonía, el comerciante Alberto Benjamín Alonso, de 62 años, murió en el hospital Pedro Moguillansky de esta ciudad. Tanto la Policía como la Justicia se encuentran detrás de la pista de los asesinos y por el momento se muestran muy cautos a la hora de manifestar el posible móvil del brutal hecho ocurrido hace una semana en calle Uspallata.

Desde que ocurrió el ataque a balazos, el miércoles a las 20, no se avanzó demasiado en la investigación y se esperaba la positiva evolución de la salud de Alonso. Pero a la esperanza de funcionarios judiciales y policiales se opuso un constante deterioro del paciente y un denodado esfuerzo de los médicos del centro de salud cipoleño por estabilizarlo. El viernes, a última hora, Alonso había sufrido un sangrado y fue necesaria una nueva intervención quirúrgica, precisaron las fuentes.

Mientras tanto, los investigadores se concentraron en el análisis de las pericias del material secuestrado y el repaso de las declaraciones. Por ahora, se desconoce la existencia de testigos presenciales y sólo trascendió que Alonso fue sorprendido cuando se encontraba en la vereda, enfrente de su casa, en Uspallata y O’Higgins.

El o los asesinos efectuaron entre uno y tres disparos y uno de los proyectiles perforó el abdomen del hombre vinculado a la venta de vehículos. Tras la agresión, quedó tirado y fue auxiliado por familiares y vecinos, junto con personal de la Comisaría Cuarta que arribó casi de inmediato al lugar.

Ayer surgió la novedad de que Alonso habría alcanzado a murmurar algo sobre el atacante, pero de manera oficial no se confirmó la versión ni si eso sería suficiente para identificarlo.

Por otro lado y como lo anticipó LM Cipolletti, se descartó la posibilidad de un robo porque la víctima tenía sus pertenencias personales al momento de ser auxiliada. De igual modo, son varios los interrogantes en relación con las causas del mortal ataque a balazos.

Un vecino ligado a dinámicos autoparques en la región

La Brigada de Investigaciones de Cipolletti quedó al frente de las pesquisas por el crimen de Alberto Alonso bajo las directivas del fiscal Martín Pezzetta.

Según fuentes policiales, Alonso era el dueño de un autoparque ubicado sobre calle Toschi que, cuando se encontraba en manos de otros propietarios -ligados a los Montecino-, fue escenario de un importante allanamiento.

Por otro lado, Alonso sufrió la pérdida de uno de sus hijos, de 27 años, el 30 de enero luego de protagonizar un violento choque con su moto en el cruce de la Ruta Nacional 22 y la calle Lisandro de la Torre.

Los investigadores no sólo enfocarán su atención en el material de cámaras de seguridad, sino también en las últimas comunicaciones telefónicas que llevó a cabo la víctima y que podrían arrojar algún elemento probatorio. De acuerdo con las fuentes, no había información sobre posibles amenazas aunque se iban a rastrear pistas que revelen incidentes destacados y que podrían ser el origen de alguna represalia.

El deceso de Alonso se produjo el lunes por una falla multiorgánica, resaltaron desde el hospital local. La salud del comerciante no era la mejor y se atendía con frecuencia por problemas cardíacos.

Alberto Alonso agonizó durante casi una semana y no pudo entrevistarse con los investigadores del hecho.

Análisis de material de video

Al momento del hecho, en el interior de la casa de Alberto Alonso se encontraban su esposa, una amiga, uno de sus hijos y la nuera, aseguraron fuentes policiales. La víctima habría entrado a su casa y luego salió al exterior; en esas circunstancias, fue atacado.

Debido a la aparente inexistencia de testigos presenciales, se desconoce si los asesinos se movilizaban en algún vehículo.

Con el fin de reconstruir los momentos previos del crimen, desde la fiscalía cipoleña se requirió la búsqueda de material de video de cámaras de seguridad de la zona donde ocurrió el hecho.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario