El clima en Cipolletti

icon
35° Temp
13% Hum
LMCipolletti panaderías

Aumenta el precio del pan por el incierto destino de los subsidios

En Cipolletti, los valores los deciden en cada establecimiento. Existe una gran incertidumbre en torno al fideicomiso de la harina y cuesta conseguir el insumo a los valores impulsados por Nación.

En la ciudad, los precios del pan están aumentando, en estos días, de acuerdo a la voluntad de cada panadero, sin definiciones de conjunto, ante la incertidumbre que reina en torno al fideicomiso nacional que procura regular el precio de la harina destinada la panificación.

Al presente, hay pocos proveedores que ofrecen el insumo a los valores subsidiados y, para peor, se vuelve difícil conseguirlo en las cantidades necesarias para mantener los ritmos de la producción panaderil.

Te puede interesar...

Los precios del pan ya promedian los 400 pesos, pero existe una enorme variación en la oferta existente. Así hay establecimientos que cobran 450 pesos el kilo y otros que lo hacen a $380. En ese abanico, se abren muchas alternativas. La variedad de opciones es lo que se impone.

También se siguen encareciendo otros productos panificados, como es el caso de las facturas. La docena de unidades ya se cobra en distintos lugares a 1.200 pesos o algo más, aunque también se la puede conseguir a $800. Cada panadero aplica el monto que más le conviene, en un contexto difícil e incierto.

El panorama es difícil para la industria en general, en todo el país. Hace un par de días, en Mendoza, los panaderos de esa provincia ya hicieron público que aumentarán los precios entre un 12 y un 15 por ciento, y no descartan que pueda darse un incremento incluso mayor. La decisión se adoptó ante el fracaso de las negociaciones que venía manteniendo la dirigencia nacional del rubro con el gobierno del presidente Alberto Fernández.

Los cambios en la aplicación del fideicomiso de la harina que impulsa el secretario de Comercio Interior, Matías Tombolini, no han terminado de convencer a la industria. Lo que redunda en una extendida incertidumbre por lo que está pasando y por lo que vendrá.

Es que el esquema de trasladar los subsidios a los panaderos, dejando de hacerlo a los molinos, muestra complicaciones diversas, que despiertan temor, por ejemplo, en lo relativo a los costos de los fletes y la logística del transporte.

En Cipolletti, la bolsa d 25 kilos de harina a precios subsidiados, cuando se consigue, alcanza un monto de unos 2.200 pesos, en tanto que la que no cuenta con subsidio ronda los 3.500 pesos. La diferencia es impresionante y puede angustiar hacer el cálculo de a qué valor se puede disparar el kilo de pan si el fideicomiso termina por desaparecer, como muchos temen que ocurra.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario