Ataques vandálicos contra una fundación que asiste a pacientes terminales

Quisieron incendiar la obra de la sede de la Fundación Solatium.

Los ataques vandálicos en la ciudad no respetan ni siquiera la etapa final de los pacientes terminales. Desconocidos ingresaron por la fuerza a la obra voluntaria que la Fundación Solatium Patagonia está levantando en el barrio Virgen del Valle, causaron destrozos e intentaron incendiarla. Los miembros de la organización están indignados y piden a la comunidad concientizar sobre lo ocurrido.

La obra inició hace tres años, lenta pero constante, en la esquina de Brasil y Lago Fonck. Todo se realiza a través de la fuerza voluntaria de sus afiliados y de los aportes solidarios que la fundación recibe. La organización tiene como objetivo construir un lugar para recibir a aquellas personas con una enfermedad terminal y acompañarlas, brindarles un seguimiento médico y rodearlas de afecto.

Según explicó la tesorera de la fundación, Sofía Vreman, hace tiempo vienen sufriendo destrozos en la estructura, lo que complica el avance de la obra.

“La construcción se lleva a cabo con ayuda de toda la comunidad, pero desgraciadamente se nos mete gente de forma constante y realizan destrozos en su interior. En estos momentos estábamos en la etapa del revoque interior y nos grafitearon todas las paredes, tiraron bolsas de yeso que se mojaron con la lluvia y ya no sirven, y hasta prendieron fuego. Esto es vandalismo puro. En otro momento ya nos robaron un tanque de agua de mil litros y hierros. Cerramos lo más que podemos, pero siempre se las ingenian para romper algo y entrar”, expresó Vreman.

Indignada, la mujer dijo que son actos que no logran entender, porque ellos trabajan gratis y lo que hacen es para que estas personas pueden tener un espacio donde descansar y ser atendidas por profesionales. “Esta sede será la primera de toda la Patagonia. Actualmente realizamos el acompañamiento a pacientes terminales en domicilios, y necesitamos un lugar. Nosotros estamos disponibles las 24 horas, cada vez que el paciente lo necesite. Contamos con personal de cuidados paliativos, médicos y de enfermería, todos trabajando como voluntarios. Esta es una obra muy esperada, y ya no sabemos qué medida de seguridad implementar para evitar que ingresen a destruirla”, relató. Agregó que la obra es un servicio para todo el pueblo, sobre todo para los que no tienen familia ni recursos.

“El lugar lo usan como refugio para consumir, porque encontramos cajas de vino y otras sustancias. Si sólo fuera eso, no habría problema. Lo complicado es que pretenden destruirlo”, lamentó la mujer.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario