Apuran el juicio contra la megabanda de boqueteros

Protagonizaron unos 20 hechos en Cipolletti y otras ciudades.

La banda delictiva que presuntamente lideraba el cipoleño José “Chiqui” Forno está muy cerca de ser llevada a juicio oral por una serie de robos a empresas y entraderas en casas particulares de la ciudad y localidades vecinas. En los próximos días se concretará la audiencia de control de acusación, donde se especificarán los delitos que se les atribuyen a casi una veintena de acusados.

De esta forma, empezará a definirse una de las causas penales de más envergadura de la Cuarta Circunscripción Judicial y que demandó una intensa tarea de la fiscalía cipoleña. Escuchas, allanamientos y testimoniales de las víctimas conforman un abultado cuerpo probatorio, que puede derivar en severas penas para los hombres y una mujer imputados por delitos como asociación ilícita, robo con armas y encubrimiento.

Te puede interesar...

Los hechos delictivos investigados se sucedieron en el 2015 y 2016 y generaron una gran inquietud en la comunidad. Tras las denuncias, el Ministerio Público Fiscal empezó a trabajar en forma aunada con los ex jueces de instrucción y principalmente, con los integrantes de la Brigada de Investigaciones de Cipolletti. Hubo intervención de teléfonos de los sospechosos y un celoso seguimiento de sus movimientos. A partir de estas acciones se pudo determinar la existencia de una peligrosa banda delictiva. Por las escuchas, uno de los primeros detenidos fue José Forno. Después, en allanamientos llevados a cabo en la región del Alto Valle y Neuquén, se avanzó con la captura del resto de los sospechosos.

El total de los imputados por los robos y asaltos son 17 personas y días atrás no se pudo concretar el trámite del control de acusación por la ausencia de una de ellas, especificaron fuentes judiciales. Entre los acusados hay una mujer, que trabajaba para una familia de empresarios cipoleños y que habría facilitado información fundamental a un grupo de asaltantes que ingresó a la propiedad. En este caso, la fiscalía le endilgaría a la acusada una participación necesaria por el delito de robo agravado.

Apenas se cumpla la audiencia programada, deberá fijarse la fecha del juicio definitivo.

17 acusados registra la abultada causa penal, que está caratulada como asociación ilícita

--> Se analizaron 25 mil escuchas telefónicas

Los números de la causa penal por asociación ilícita explican de alguna manera las demoras en el juzgamiento de los 17 acusados. Además del conjunto de imputados, con sólo algunos tras las rejas, hay muchas víctimas que se constituyeron en querellantes y siguen de cerca la investigación de la fiscalía cipoleña. Para identificar a los presuntos involucrados en la megabanda se analizaron 25 mil escuchas.

En el arranque de las pesquisas, la Brigada de Investigaciones encabezó 42 allanamientos.

Los hechos de mayor trascendencia que están comprendidos en la causa fueron el robo en el depósito de la empresa Blancoamor; el robo –en su domicilio particular– al propietario de una reconocida empresa cipoleña; y otros dos atracos violentos, uno en la zona céntrica de la ciudad y otro en el barrio Los Tordos. Además se probaron delitos cometidos en las ciudades valletanas de Villa Regina, Allen y Fernández Oro.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario