Alerta entre vecinos por luces extrañas en el cielo cipoleño

¿Se trató de la estación espacial china?

Vecinos cipoleños observaron el domingo por la noche algo brillante, prendido fuego, que irrumpió en el cielo y se desintegró rápidamente. Entonces, se preguntaron en las redes sociales qué podría haber sido y especularon con la estación espacial china Tiangong-1, que ingresó a la atmósfera y cayó en el Pacífico.

Le pasó al ex futbolista Rogger Morales cuando terminaba de cenar y vio el fenómeno, como si se tratara de una estrella fugaz mucho más amplia y cercana, que se desintegró en un segundo. En un principio, pensó que podrían ser fragmentos de la estación. Sin embargo, como había sido testigo de un evento que registró con exactitud a las 21:01, es decir, antes de que el módulo espacial chino ingresara a la atmósfera, la duda fue más grande.

Consultado por estas observaciones, el astrónomo a cargo del Observatorio en Neuquén, Roberto Figueroa, dijo que podría haber sido un meteorito, dado que la luminosidad que estos cuerpos dejan al desintegrarse es impresionante. Algunos pueden estar compuestos por minerales, otros metálicos o silicios. “Meteoritos tenemos todos los días, las 24 horas”, aseguró el especialista.

Aunque tampoco descartó que haya sido un pedazo de chatarra espacial, fabricada con materiales resistentes pero que se queman y se desintegran al ingresar a la atmósfera, emitiendo un destello muy fugaz. O bien, que por los distintos usos horarios que se manejan hacia el interior de la Argentina, pudiese haber sido un fragmento de la estación china, la cual en su mayoría se quemó cuando volvió a entrar en la atmósfera terrestre a las 22:16.

Otros vecinos hablaron de una luz verde en el cielo, en cuyo caso la hipótesis de los pedazos de satélite obsoletos, que no ocupan un lugar en la órbita y son destruidos, también es posible.

El especialista consultado comentó que el color del destello que emiten puede variar, ya que depende del material o de la aleación de materiales que lo compongan, y agregó: “Los objetos pueden caer en cualquier parte”.

Incluso, entre las 22 y las 2 de la madrugada de ayer, aproximadamente, él estuvo realizando algunas mediciones de rutina en el observatorio con un láser muy potente, de color verde. “En Cipolletti había algunas nubes con mucho hielo, en dirección noroeste. Y si el láser tocó esos cristales de hielo, que producen una difracción y refracción de la luz, es una posibilidad que se haya visto el láser”, indicó el especialista.

En muchos barrios de la ciudad los vecinos aseguran haber visto una luz que se desvanecía.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario