LMCipolletti Tránsito

Acusaron al joven cipoleño de matar al policía Amaya

Tras la muerte del agente, al único acusado le cambiaron la calificación de lesiones gravísimas a homicidio simple con dolo eventual.

Carolina Diocare - policiales@lmneuquen.com.ar

A seis días de la muerte del efectivo policial Emiliano Amaya, la situación judicial del joven sindicado como el autor del brutal accidente en la Ruta 22 se agravó y ahora enfrenta la acusación de homicidio simple con dolo eventual. Se trata de Mauricio Retamal, el cipoleño de 19 años a quien inicialmente se le formuló cargos por lesiones gravísimas. Por su parte, la defensa oficial se opuso a que su autoría estuviera acreditada, ya que manifestaron que un testigo vio a tres personas en el interior de la Ford Ranger.

Durante la jornada, los familiares de Retamal –que eran los menos- se mostraron angustiados; mientras que los de Amaya sobrellevaron la audiencia con dolor y silencio. En ningún momento, cruzaron palabra alguna.

Así se vivió este miércoles la extensa audiencia que incluyó varios cuartos intermedios y una recusación al juez Lucas Yancarelli (quien finalmente fue confirmado por el magistrado Diego Piedrabuena), en la que Retamal fue acusado por el delito de homicidio doloso a pedido de la fiscalía y la querella.

Es que inicialmente, cuando Amaya aún se encontraba en coma, al joven se le formularon cargos por lesiones gravísimas con dolo eventual. Ahora, con el cambio de calificación, podría afrontar una pena que va desde los 8 a los 25 años de prisión efectiva.

En cuanto al nuevo pedido de prisión preventiva por parte de la fiscal Sandra Ruixo y de los querellantes, Nahuel Urra y Alejandro Casas, el magistrado decidió no hacer lugar y mantuvo la domiciliaria con la que se encuentra actualmente.

Por su parte, los defensores oficiales, Leandro Seisdedos y Natalia Peloso, se opusieron a que su autoría estuviera acreditada. “No se hizo rueda de reconocimiento y un testigo vio a tres personas que iban en la camioneta y en la grabación del domo no se llega a ver tampoco”, afirmó el primero.

AM-AM-audiencia-caso-Emiliano-Amaya-acusado-Maximiliano-Retamal--(5).jpg

Además, rechazaron la nueva calificación de los acusadores, por sostener que se trata de un homicidio culposo. “El 6 de septiembre se le imputó el dolo de lesionar y ahora el de matar”, apuntó el defensor, quien señaló que la fiscal utilizó la palabra “accidente” y luego se corrigió.

La teoría que presentó la fiscalía es que el hecho ocurrió el 5 de diciembre a las 2:09 en la Ruta 22, entre calles Chubut y Río Negro, de la capital neuquina. Allí, Retamal conducía una Ford Ranger en sentido oeste-este, excedido en por lo menos 47 kilómetros por hora la velocidad permitida.

En ese momento, cuando los vehículos salían del semáforo de Chubut fue que el joven embistió de atrás al Volkswagen Gol en que circulaba Amaya, que iba adelante suyo, a una velocidad mínima de 107 kilómetros por hora.

Tras el impacto, el auto de Amaya chocó la parte posterior de una Volkswagen Amarok, y luego de una serie de maniobras hacia ambos lados embistió una Ford EcoSport y a la propia Ranger cuando pasaba por el costado, instante en el que se daba a la fuga del lugar.

El Gol, por su parte terminó chocando contra el guardarrail y llegó a desplazarse por 74,40 metros, según rectificó la fiscalía, ya que primero indicaron que habían sido 92 metros. Finalmente, el joven policía de 28 años murió el pasado jueves 12 en el hospital Castro Rendón, donde se encontraba internado.

“Eligió conducir la camioneta a una velocidad excesiva, con absoluto desinterés de que por la misma vía se conducían otros vehículos, había un tránsito fluido a esa hora, arremetiendo sin más contra el Gol de Amaya, resultando imposible la no previsión del posible resultado que pudiera generar”, destacó Ruixo sobre el dolo eventual.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario