A Montecino no lo reconocieron y zafó de otra condena

El cipoleño fue juzgado por la venta irregular de autos, pero lo absolvieron.

Mientras que en la justicia provincial no le va muy bien, Pablo Montecino parece reconciliado con la esfera federal y la semana pasada tuvo la positiva noticia de una absolución en una causa de falsificación de documento público. La víctima de la venta de un auto con papeles truchos no lo reconoció y ante la ausencia de otras pruebas la fiscalía decidió no acusarlo.

La operación comercial se remonta al 2015 y el comprador, de nombre Edgardo, viajó hasta Cipolletti atraído por un aviso clasificado en un diario regional. Sin tomar demasiadas precauciones, se dirigió a un autoparque ubicado en calle Alem al 500 y consultó a un tal “Fabricio”, quien le dio los detalles de venta de un Volkswagen Gol. “Llegamos a Cipolletti, vimos el auto todo, me gustó y entramos a tipo una oficina y ahí hicimos el trámite. Me gustó el auto y me lo traje”, contó ante el juez la víctima del engaño.

Te puede interesar...

La alegría por el vehículo comprado no duró mucho porque a la hora de ir al Registro Automotor en General Roca le comunicaron que el formulario 08 estaba adulterado.

Debido al paso del tiempo, el comprador del Gol no recordaba muy bien las características del vendedor y comentó: “Yo con el que traté, que era un muchacho que se llamaba Fabricio, era un muchacho grande, no tan grande, gordito, medio gordito, pelo cortito con el pelo parado”.

El cipoleño acusado, hijo de Ruth Montecino, había ofrecido su versión durante la instrucción y se desligó de la venta, asegurando que él trabajó junto a sus hermanos en Alem al 500, pero antes de que sucediera el hecho investigado por la Justicia. “No recuerdo haber vendido el auto a este señor”, remarcó Pablo.

La situación descrita favoreció al acusado y la fiscal se pronunció a favor de la absolución por el beneficio de la duda. Mencionó no sólo el testimonio de la propia víctima sino otras pruebas que lo desincriminaban y su disposición para el esclarecimiento, que lo llevó a ofrecerse a “realizar una prueba caligráfica a efectos de determinar la autoría de la maniobra”. Desde la defensa particular hubo coincidencia con la acusadora y enfatizó la defectuosa instrucción de la causa. Asimismo, apuntó que su defendido había sido involucrado luego de un reconocimiento fotográfico pero sin ninguna certeza.

Frente a lo expuesto, el juez federal que presidió la audiencia confirmó la absolución del cipoleño Montecino.

--> Se viene una causa por asociación ilícita

A diferencia de lo que sucedió en la justicia federal, Pablo Montecino enfrenta un panorama muy complicado en los tribunales de esta ciudad, con la posibilidad de quedar preso tras un juicio que se realizará en octubre o noviembre. Junto a alguno de sus hermanos, está acusado de integrar una asociación ilícita que vendía vehículos robados y defectuosos.

La causa generó una gran repercusión tras el ofrecimiento de un arreglo económico a las víctimas aunque la fiscalía de Cipolletti se opuso en forma rotunda como también los jueces que intervinieron en las audiencias.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario