Ya está en libertad el joven perseguido por el agente que quedó en coma

Para la Justicia, no es posible achacarle al imputado la desafortunada caída que sufrió el policía. Ni configura un delito. Fue una tragedia, y no se lo puede acusar por eso.

El joven huidizo que perseguía el agente que está en coma quedó en libertad horas después de haber sido aprehendido por la Policía en el patio de una casa.

Ocurre que este resultado, terrible y lamentable para el policía gravemente herido, no se le puede achacar al imputado identificado como Jonathan Osvaldo Romero, de 24 años.

Te puede interesar...

Para la Justicia, la tragedia que sufrió el cabo primero Daniel Aguilar, de 25 años, no configura un delito. “Fue un accidente lo que le pasó al agente”, dijeron desde la Fiscalía. Por lo tanto, no se lo puede acusar por eso.

En efecto, los delitos que se le imputaron en la audiencia de formulación de cargos no tienen absolutamente nada que ver con la desafortunada caída del policía que iba en persecución del fugitivo por los techos de algunas viviendas.

A Jonathan Romero se lo acusa de haber atentado contra la autoridad, violar un domicilio y evadirse, con el agravante de “poner manos” sobre la fuerza policial.

Sin embargo, estos delitos se vinculan más bien a la conducta que el acusado desplegó antes y después de la caída del agente. Atentó contra la autoridad, cuando fue trasladado a la Comisaría Cuarta por hacer lío en la calle. Dentro de la unidad se tornó agresivo y le golpeó una trompada a otro efectivo (que no es Aguilar).

Luego escapó por el garaje de la comisaría, corrió por la calle Roca y sobre San Martín al 600 saltó un paredón, ingresó a un domicilio, sin autorización de la dueña de casa, y fue ahí atrapado por la Policía que lo venía persiguiendo.

En la persecución, el agente se cayó, pero el imputado no fue el responsable de este lamentable resultado para la víctima, quien cumplió su deber con tanta mala suerte que hoy pelea por su vida, mientras yace en una cama del Policlínico Modelo, con asistencia de un respirador artificial.

El fiscal Gustavo Herrera, quien le formuló los cargos, no pidió la prisión preventiva porque los delitos que se le imputan son excarcelables y el acusado no tiene antecedentes penales. Además, no hay riesgo de que vaya a entorpecer la investigación, ya que todos los testigos son policías. Tampoco hay peligro de que se fugue (tiene arraigo en Cipolletti).

El joven deberá comparecer cada 15 días en la Oficina Judicial y tiene que fijar un domicilio.

Sigue muy grave

El jefe de la Unidad Cuarta, Osvaldo Huanque, indicó a LM Cipolletti que el estado de salud del joven policía aún es muy grave.

"El último parte médico informado por el Policlínico Modelo expresó que no hubo evolución favorable. Está en coma farmacológico con asistencia respiratoria, sin signos de evolución", afirmó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario