Una sonrisa, el mejor regalo para los chicos en el hospital

Padres y voluntarios les llevaron golosinas y regalos para un festejo sorpresa por su día.

El festejo solidario por los niños llenó de color y alegría los pasillos del hospital Pedro Moguillansky de Cipolletti. Vecinos, enfermeros, secretarias y médicos se sumaron ayer a la celebración y colaboraron con regalos, golosinas, una mesa dulce, sanguchitos de miga, gaseosas, varios termos con mate cocido, té, café y hasta chocolatada. La iniciativa surgió de un grupo de vecinos, que llegaron con más cosas ricas para comer y pasar un buen momento, con la única intención de arrancarles una sonrisa a los chicos que están internados por distintas enfermedades o tenían turno con algún especialista.

Mientras muchas mamás y papás esperaban con sus niños que les llegara el turno de la consulta con la pediatra, un montón de manos solidarias vistieron el pasillo del área de Pediatría con mucho color, colocaron una mesa dulce y recorrieron el hospital para ofrecer golosinas y colaciones.

Te puede interesar...

Las ganas de arrancarles una sonrisa a los peques que están enfermos, internados o acompañan a sus padres fueron tan grandes, que al festejo también se sumó un muchacho que hacía malabares y un mago. Incluso se repartieron globos para que los niños se llevaran de recuerdo.

Fue una mañana feliz para todos los que estuvieron presentes. “Todo salió hermoso, y los chicos que estaban en el hospital hasta se olvidaron de que estaban enfermos y los dolores pasaron”, comentó Carla Sáez, la mamá del “pequeño gigante” Ciro, de seis años, quien suele llevar comida y ropa a los merenderos.

Su hijo asistió disfrazado de Superman y estaba muy contento de participar también porque lo acompañó Bauti, su mejor amigo. Hubo payasos y gente que se puso en el papel de superhéroes. “Para los chicos fue toda una sorpresa y estaban felices. Nosotros, como grandes, quisimos hacerlos sonreír, a los que estaban bien o mal, porque su sonrisa es lo que nos mantiene, lo que nos da fuerza”, reflexionó la mamá de Ciro, una de las impulsoras de la iniciativa solidaria.

Repartieron cosas ricas por consultorios, la sala de espera y el área de vacunación. También iban a ir al sector de internación, pero como los niños estaban en ese lugar en ayunas, Alejandra Valesk, voluntaria del evento, comentó que les dejaron paquetes de galletitas y unas bolsitas de golosinas para más tarde, esperando el permiso de los médicos.

Los festejos se extendieron por varias horas. Hasta las 18, los niños que llegaron al hospital se sorprendieron con los regalos. “Fue una linda jornada, emocionante”, concluyó Alejandra.

LEÉ MÁS

Abuso en Puente 83: hubo acuerdo y las familias levantaron las protestas

Golpe al bolsillo: el kilo de pan en Cipolletti ya se vende a 100 pesos y la docena de facturas a 250

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario