Un violento quedó preso por perseguir a su ex pareja

Cumplirá un mes y medio tras las rejas y la medida dispuesta por la jueza Martín se podría prorrogar. La víctima sufrió múltiples amenazas.

Cansadas de sus reiterados actos de violencia, autoridades judiciales resolvieron que un cipoleño permanezca preso un mes y medio mientras avanza la investigación en su contra por violencia de género. La ex pareja vivió los últimos meses bajo una gran tensión y recurriendo de forma periódica al botón antipánico.

No es la primera vez que cae en prisión, aunque este es el plazo más extenso impuesto por la Justicia local. En anteriores oportunidades se le habían aplicado castigos de 1 y 6 días de cárcel, explicaron fuentes judiciales. El último incidente grave tuvo lugar el martes a las 19, cuando la víctima fue sorprendida en la casa de una amiga por el violento que, de forma impune, la amenazó diciéndole: “Te voy a cagar a palos”.

Te puede interesar...

En apariencia, la excusa del hombre es que vio a sus hijos en la plaza jugando con otros niños y le recriminaba a su ex mujer que se encontraban solos. Al igual que en otras oportunidades, la víctima recurrió al botón antipánico para alertar a las autoridades policiales sobre el incidente.

Ayer se hizo la audiencia por lo sucedido esta semana y se repasaron los múltiples antecedentes de amenazas y ataques por parte del acusado. Desde la fiscalía encabezada por Rocío Guiñazú y Yesica Montenegro se recordó que el 10 de junio, el violento se dirigió a la casa de su ex mujer y a los gritos amenazó con matarla si no le dejaba ver a los hijos.

Los hechos sucesivos motivaron una posición firme por parte de la fiscalía para que quede preso y la jueza Sonia Martín coincidió con ese criterio, dictándole 45 días de cárcel.

El Ministerio Público se encargó de informar que las calificaciones legales de los últimos hechos protagonizados por el violento fueron encuadradas como desobediencia a una orden judicial y amenazas.

Las nuevas acusaciones se suman a otros dos hechos donde el acusado habría atacado a su pareja, en febrero y marzo.

De manera concluyente, a la hora de solicitar la detención del violento, la fiscal consideró: “En este caso no existe otra medida cautelar que sea eficaz para proteger a la víctima que no sea la de la prisión preventiva”.

A su turno, la jueza Martín consideró válidos los fundamentos y apuntó que el plazo inicial era de 45 días de prisión, aunque se podía prorrogar hasta que se establezca la fecha de juicio.

La fiscalía se apoyó en pactos

A la hora del reclamo de la preventiva, la fiscal Rocío Guiñazú recordó que nuestro país suscribió distintos convenios internacionales que disponen que la mujer tiene derecho a ser libre de cualquier tipo de violencia. Sobre este punto, agregó que estos pactos obligan a los Estados parte a disponer medidas eficaces para garantizar la seguridad y la integridad de las víctimas de violencia de género.

Guiñazú refirió que sobre el imputado ya pesaba una prohibición de acercamiento que le impedía mantener contacto con su ex pareja y que se había entregado un botón antipánico para buscar un mayor grado de protección pero que a pesar de lo anterior el hostigamiento no cesaba.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario