Un vecino murió tras un certero balazo al corazón

Se especula con que fue accidental, pero se aguardan los peritajes.

Desde ayer, un grupo de peritos de la Justicia cipoleña trata de determinar las circunstancias de la muerte violenta de un hombre de nacionalidad paraguaya identificado como Carlos Sosa Trinidad, de 35 años. La víctima recibió un disparo en el pecho y, a pesar de un rápido traslado al hospital, murió en la guardia.

El hecho sucedió en una vivienda de la toma 10 de Febrero, en las últimas horas de anteayer. Se desconoce si Sosa estaba acompañado de otras personas cuando un proyectil le perforó el pecho y alcanzó su corazón, provocándole un inmediato desvanecimiento. De igual modo, el estampido alertó a su pareja y algunos vecinos y por eso corrieron a auxiliarlo. Después, se comunicaron con el servicio de emergencias. “El paciente llegó en ambulancia, con signos vitales y un disparo en el pecho. Le realizaron maniobras de reanimación en la guardia con una toracotomía, pero falleció”, explicó el director del hospital Pedro Moguillansky, Carlos Lasry.

Te puede interesar...

Mientras tanto, se le dio intervención a la Policía provincial y la fiscalía de turno, con Martín Pezzetta a la cabeza. En el sitio del incidente trabajaron efectivos de la Comisaría 45 del Anai Mapu y también la Brigada de Investigaciones, recolectando posibles elementos de prueba y buscando también testigos. Se pudo secuestrar un arma de fuego, tipo carabina, que iba a ser peritada para determinar si tiene relación con el hecho mortal. En tanto, la principal testigo fue la pareja de la víctima aunque no trascendieron detalles de sus dichos.

Una vez que se llevó a cabo la autopsia, Pezzetta informó que “la principal hipótesis es la de una muerte accidental o suicidio pero de la autopsia por sí misma no se pudo arrojar certeza que la muerte se haya producido por el mismo Sosa Trinidad”.

Para la jornada de hoy está prevista una reunión interdisciplinaria con el objetivo de escuchar las conclusiones del Cuerpo de Investigación Forense y Criminalística.

22 sería el calibre del arma de fuego que mató a Sosa

Las pericias determinantes podrían ser las practicadas a la propia víctima para establecer si manipuló armas y el análisis de la carabina secuestrada, que revelaría si fue utilizada.

Sin problemas con la Policía

De acuerdo con fuentes policiales, Carlos Sosa Trinidad vivía desde hace tiempo en la toma 10 de Febrero y no había protagonizado incidentes como tampoco ingresos a la Unidad 45. Hasta anoche, era un gran misterio lo sucedido con el hombre, que vivía con su pareja. El informe autópsico sólo confirmó que la muerte se había derivado de un disparo de arma de fuego. Tras un encuentro que se llevará a cabo hoy, con el protagonismo del Cuerpo de Investigación Forense, se espera tener más precisiones.

LEÉ MÁS

Un hombre ingresó a una casa en la toma 2 de Febrero y baleó a un joven mientras dormía

Murió el joven de 26 años que se disparó en la cabeza tras discutir con su pareja

Encontraron muerto en una acequia a un joven de Anai Mapu

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario