Un protocolo protegerá a tacheros de delincuentes

Lo elaboraron la Caminera y representantes de trabajadores y propietarios de taxis cipoleños.

Gustavo Arroyo

arroyog@lmneuquen.com.ar

La Policía caminera de Cipolletti tomó las riendas en materia preventiva ante los últimos asaltos sufridos por taxistas de la ciudad y convocó a una reunión donde se analizaron distintas medidas.

Hubo coincidencia en el trabajo mutuo contra la delincuencia y se acordaron una serie de acciones que permitirán identificar cualquier situación irregular. Los encuentros se concretaron a poco más de una semana del salvaje atraco sufrido por Sergio “Chasca” Sepúlveda, quien fue atacado con un gancho de carnicero.

En primer término, el jueves, concurrieron los representantes de los trabajadores y plantearon sus inquietudes, además de describir los incidentes ocurridos durante el año. Y ayer, con la presencia del responsable del Cuerpo de Seguridad Vial Alto Valle Oeste, Miguel Elifonso, se desarrolló una cumbre con los integrantes de las asociaciones de propietarios de taxis. Uno de los temas que se discutió fue el asalto del que fue víctima Sepúlveda y las circunstancias que rodearon el hecho, con un delincuente que se subió en el hospital de Cipolletti y recién en el barrio neuquino de Villa Ceferino avanzó con las amenazas y posterior ataque. El taxista advirtió casi de inmediato que su pasajero no tenía las mejores intenciones y alertó a su base; sin embargo, la ausencia de códigos comunes con la Caminera cipoleña impidió que se montara un procedimiento preventivo. En este marco, se generaron diversas propuestas y hubo conformismo tanto de las fuerzas de seguridad como de los representantes del gremio de taxistas.

Al ser consultado sobre el encuentro, Elifonso resaltó que estuvieron enfocadas “en las maniobras que deberá hacer el chofer para alertar a los agentes” y también la necesidad de establecer una comunicación rápida entre las bases distribuidas en la ciudad y números de emergencia como el 101, 911 o el fijo de la Caminera.

Por otra parte, se valoró la apertura del diálogo y se anticipó que habrá reuniones periódicas para analizar la tarea preventiva.

De las conversaciones con peones de taxis y propietarios se sacaron distintas conclusiones y la Caminera cipoleña propuso elaborar un protocolo.

Reclamo a la Justicia de Neuquén

El ataque delictivo sufrido por Sergio “Chasca” Sepúlveda generó una gran inquietud y movilizó a los taxistas cipoleños que, en caravana, se dirigieron a la fiscalía neuquina para pedir la detención del asaltante. De acuerdo con el testimonio de la esposa de la víctima, el hecho estuvo marcado por la violencia y el ladrón fue chocado por su esposo al menos en dos oportunidades cuando intentaba escapar.

En un primer momento, Sepúlveda fue internado en el hospital neuquino Castro Rendón en muy grave estado, aunque después evolucionó de manera favorable.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario