Un golpeador irá preso por acechar a su ex pareja

Violó en dos oportunidades las restricciones de acercamiento. La mujer lo denunció.

Un cipoleño que violó en dos oportunidades la restricción de acercamiento a su ex pareja cansó a las autoridades judiciales y en las próximas semanas se le impondrá una pena de prisión. Los hechos ocurrieron durante el 2016 y tomó intervención la fiscalía de esta ciudad.

La investigación de los hechos estuvo a cargo de la fiscal Rita Lucía y tiene como protagonista a un hombre denunciado por violencia de género. A la hora de identificar las violaciones a las restricciones judiciales, el primer incidente tuvo lugar el 15 de septiembre de 2016 cuando el acusado sorprendió a su ex mujer en el asentamiento donde vive. Aunque la situación no pasó a mayores, la víctima informó lo sucedido al Juzgado de Familia.

Después se repitió una acción similar y el acusado, mostrando una gran impunidad, se introdujo en el domicilio de su ex pareja. El hecho se desarrolló 6 de octubre de 2016 y derivó en otra causa, que en las últimas semanas llegó a juicio.

En la audiencia llevada a cabo en el edificio judicial de Urquiza y España no quedaron dudas de los delitos cometidos por el acusado y lo declararon responsable. Por esta razón, en las próximas semanas, se le impondrá una pena de prisión.

La defensa buscó poner en duda el conocimiento real que tenía su representado sobre las restricciones y recordó que ya había estado preso por violar la disposición judicial.

Pero desde la parte acusadora se apuntó que apenas fue iniciado el expediente, el hombre fue informado de la prohibición de acercamiento “al domicilio de la víctima a una distancia no menor a 500 metros”.

La fiscal del caso explicó que “la existencia de los hechos y la autoría por parte del imputado quedó perfectamente acreditado con las constancias del expediente iniciado en el Juzgado de Familia y enmarcado en la Ley 3040”.

El proceso estuvo presidido por el juez Julio Sueldo.

500 metros es la distancia que debía mantener el acusado. Sin embargo, fue hasta la casa de la víctima.

No quiso firmar una notificación

El acusado quiso valerse de una picardía para evitar su juzgamiento: no firmó la notificación judicial donde se le señalaba la restricción de acercamiento. El juez advirtió que “esa negativa a notificarse no puede ser interpretada como un desconocimiento de la vigencia de una medida cautelar”.

pieza-144-dos-modelos.jpg

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario