El clima en Cipolletti

icon
Temp
87% Hum
LMCipolletti

Turismo aventura por la región sur

En talleres rionegrinos se trabajó para poner nuevamente en acción a uno de los pocos trenes a vapor que hay en el mundo.

Sábado soleado, ventoso y fresco en la mañana en Ingeniero Jacobacci. Singular expectativa y concurrencia en el andén de la estación ferroviaria. Faltaban apenas diez minutos para las 10 de la mañana y un estridente bocinazo que partió desde la máquina del tren pareció estremecer el lugar, mientras una densa nube de humo de color oscuro tapaba por momentos el pasaje de los rayos del sol.
No era para menos la atracción. El chirrido de las ruedas al girar sobre el riel y algunos crujidos de la estructura de madera de los legendarios vagones, ya permitieron imaginar lo que habrá sido esa historia fascinante vivida en tierras patagónicas a principios del siglo pasado. Tiempos en los cuales La Trochita era el único medio de comunicación en la despoblada y agreste meseta patagónica, formando ya parte de un sistema ferroviario que con el paso de los años y su, lamentablemente, desmantelamiento en la década pasada, lo transformaron en una reliquia turística que ha dado motivo para tantas vivencias y anécdotas del más diverso tipo. Narraciones como la que cuentan que en otras épocas el famoso bandolero Butch Cassidy estuvo refugiado por esos lares (Cholila). Un afiche en el cual se pedía recompensa a quien aportara referencias, permanece colgado en un cuadro en el primer vagón de este tren, como testimonio de la antiguedad.
Hacía unos años que este ramal de trocha angosta (0,75 metros) estaba inactivo. El gobierno provincial, que desde 1995 tiene a cargo el ramal, decidió ahora reimpulsar el proyecto, fundamentalmente para el turismo, como se encargó de explicarlo el gobernador Miguel Saiz, uno de los tantos pasajeros de este primer viaje.
Además del mandatario, estuvieron algunos ministros -Omar Contreras y Alfredo Pega-, otros funcionarios como Francisco González, Armando Gentili, Gabriel Savini, Robin del Río y también intendentes –Jorge Ferreira, Juan Villalba, Patricia Etcheverry, María Iémolo. Hubo muchos  invitados, además de periodismo provincial, entre los que estuvo "La Mañana Cipolletti".
 
Cuatro meses de labor
El trabajo de reparación, especialmente de la máquina cuya planta motriz es impulsada a vapor –uno de los pocos que deben quedar en el mundo-, demandó cuatro meses; unas 1.500 horas/hombre de trabajo, explicó un técnico. Su velocidad apenas llega a los 50 Kph, pero disminuye a algo menos de un 20% de aquella marcha cuando el tren debe ascender por las prolongadas cuestas de la meseta.
Lo del sábado pasado fue una especie de “re-estreno”. Mejor dicho, un viaje experimental. Estaba pautado en principio sobre una ambiciosa distancia de 150 kilómetros (Jacobacci a Río Chico), pero debió ser acotado sobre la marcha a casi la mitad para permitir desarrollar todas las actividades programadas para ese día.
En realidad, esta idea de reinstalar a La Trochita se apoya en el proyecto de colocarla como una oferta más del variado turismo que ofrece la provincia.  No hay casi dudas de que será algo que, una vez que estén cubiertos todos los aspectos técnicos que garanticen un normal funcionamiento del convoy, colmarán las ansiedades de los visitantes.
Para el centenar de viajeros que formaron parte de este viaje del sábado, la experiencia mucho tuvo de aventura, con la oportunidad además de conocer esa parte de una geografía patagónica con tantas mesetas y variedad de flora, que hasta parece de ensueño.

"Una oferta turística muy interesante"


El gobernador Saiz reconoció ser un “enamorado del tren; algo que disfruto mucho y más hoy, en una zona donde ni siquiera hay señal de telefonía celular”. El sábado se lo vio siempre animado y muy interesado en saber detalles de La Trochita.
“Será muy útil para ponerla a disposición del sector turístico”, dijo el mandatario. Y explicó que “se podrán organizar viajes chárter en micros desde el Alto Valle o Bariloche hasta Jacobacci. El tren tiene capacidad para 80 pasajeros, por lo que es algo viable. Los micros podrían llegar a Jacobacci y en el tren ir hasta Río Chico (la localidad más austral de la jurisdicción rionegrina), degustar un buen asado a la criolla y regresar. Todo en 8/9 horas, según desde donde partan los micros”.
No dejó a un lado la vigencia del Tren Patagónico “que con las excelentes comodidades que ofrece, nos ayuda a seguir potenciando el turismo”.
En cuanto al sostenimiento, recordó que “cuando en la década pasada se desmanteló el sistema ferroviario y se cerraron ramales, la provincia se hizo cargo del Tren Patagónico, sin subsidios nacionales como pasa en todos lados. Igual, la provincia está haciendo un gran esfuerzo; sabemos que aún falta, pero vamos a seguir garantizando este servicio”.

Dejá tu comentario