Tres Policías están acusados de balear a un pibe

Un adolescente de 15 años perdió un ojo. Tres uniformados están imputados por vejaciones y uno por lesiones graves. Ayer arrancó el juicio.

Arrancó ayer el juicio contra tres policías imputados por un violento procedimiento en el que balearon a un adolescente de 15 años y le hicieron perder un ojo producto de las heridas.

Los tres uniformados juzgados son Mario Leiton, Matías Gutiérrez y Claudio García. El debate inició con el paso de los testigos y se espera que las audiencias se extiendan hasta el viernes, oportunidad en la que tendrá lugar la exposición de los alegatos. Las personas que brindarán su testimonio durante el proceso serán, por lo menos, unas 20.

Los efectivos policiales, que prestaban servicios en la Subcomisaría 79 de Cipolletti, están acusados de vejaciones, mientras que el que disparó también por lesiones graves clasificadas, por ser cometidas por un funcionario público en ejercicio de sus funciones y por el uso de un arma de fuego.

La acusación contra los uniformados se derivó de una investigación que se abrió el 27 de septiembre del 2015, tras un operativo llevado a cabo en Las 1200. De acuerdo con el trabajo encabezado por el fiscal Martín Pezzetta, los policías interceptaron al menor (llamado Agustín) cuando caminaba en cercanías a la esquina de Homero Manzi y Naciones Unidas, alrededor de las 6:30. En circunstancias no muy claras, buscaron reducirlo, lo golpearon y le dispararon con un arma antitumultos, provocándole una gravísima herida en uno de sus ojos, el cual finalmente perdió.

Ayer, en la primera audiencia, declararon tres testigos. Uno de ellos fue el padre de la víctima, un joven que ahora tiene 17 años. El hombre señaló a uno de los tres policías asegurando que se trataba del que le había disparado a su hijo.

También declaró un amigo de la víctima, que reforzó el relato. Recordó que a él no lo habían golpeado, que sí le habían pegado a una chica que iba con ellos. Después, contó que el chico quedó herido y que intentaron, en vano, parar un auto para llevarlo al hospital, hasta que apareció un conocido en una moto, quien lo terminó llevando al centro médico. Ya en el hospital, dijo que sin saber por qué se lo llevaron detenido a él y a la chica que estaba con ellos.

La tercera en declarar fue la médica del hospital, quien contó que el adolescente ingresó con una herida contusa en el globo ocular.

En la continuación del juicio, se espera hoy que se realice la cámara Gesell a la víctima.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario