El clima en Cipolletti

icon
34° Temp
27% Hum
LMCipolletti perrita

Terminó la agonía para Leyla: el emotivo reencuentro con su perrita

Trece días la buscó desesperada hasta que vio sus huellas en los bancos de arena del lago Los Barreales ¿Qué pasó con la recompensa de $200.000?

Sin descanso, la buscó, la buscó y la encontró 13 días después de haberla perdido cuando fue a pasar el día con su familia al lago Mari Menuco. Había hecho lo imposible por recuperar a su perrita Luli, de raza Yorkshire. Hasta se trasladó con una carpa con la esperanza de que ella vuelva. Mucha gente la ayudó para salir de caminata una y otra vez hasta encontrarla.

Pero en el lago ya no estaba. Recién cuando buscó más allá y se dirigió a Los Barriales tuvo los indicios más fuertes de que podría encontrarla con vida. El viernes halló sus huellas en los bancos de arena, donde también había vacas.

Te puede interesar...

Perrita Luli perdida 02.jpg

"Ese día la busqué por todos lados, pero sólo encontré sus pisadas. Entonces volví el sábado a buscarla, con mi cuñada. En eso una familia comentó que la había visto y que sus hijos intentaron agarrarla. Seguimos buscando, cada una por su lado. Yo la iba llamando, y miraba para todos lados. En un momento me volteo de nuevo hacia adelante y estaba ahí, paradita. Yo quedé tipo en shock, quedé tiesa, no reaccionaba. Me di cuenta de que era ella, me agaché y vino corriendo a mis brazos", relató Leyla.

La encontró a una distancia aproximada de cinco kilómetros, en relación al lugar donde la había perdido. No sabe cómo hizo para mantenerse con vida todos estos días. Estaba muy flaquita, pero afortunadamente no se encontraba lastimada ni había enfermado.

Cuando la llevó al veterinario, confirmó que no había podido alimentarse. "Estas dos semanas que estuvo perdida no pudo comer nada", reiteró su dueña, en diálogo con LMNeuquén.

Encontró a su perrita 06.jpg

Agradeció mucho toda la colaboración que recibió para buscarla y el apoyo que le dieron muchas otras personas a través de las redes, donde encontró consuelo todos los días, hasta que pudo encontrarla.

Había ofrecido una recompensa de 200 mil pesos a quien pudiera aportar datos fehacientes de su paradero y se la devuelva. Sin embargo, durante este tiempo, las comunicaciones que pudo establecer no llevaron a nada cierto.

Finalmente, fue ella misma quien convencida de que la iba a encontrar, no abandonó su lucha. "Gracias a Dios la encontré yo y no hizo falta la recompensa. Ella es mi vida", concluyó.

Reencuentro con su perro

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario