El clima en Cipolletti

icon
11° Temp
75% Hum
LMCipolletti

"Tenemos que pensar en humanizar la Justicia para seguir adelante"

Guillermo Baquero Lazcano, presidente del Tribunal de la Cámara Segunda de esta ciudad, asegura que no hay que olvidarse que detrás de un expediente hay personas que sufren.

Por JULIANA MOLINA

Penas más duras y castigo para los culpables suelen ser los reclamos más comunes que semana a semana exigen familiares y amigos de víctimas de diferentes delitos. En algunos casos, quedan disconformes con las sentencias al creer que la condena fue baja o que la absolución no era una opción. Pero, pese a esta creencia, las estadísticas afirman lo opuesto: a poco de terminar el año se realizaron 150 juicios y de este total 143 fueron condenatorios. Apenas en siete casos, los imputados quedaron en libertad y sin condena.
Baquero Lazcano sostuvo que para obtener buenos fallos hay que hacer hincapié en “humanizar la Justicia” y que para esto es importante no perder de vista que “tanto los imputados como las víctimas sufren”. Desde su despacho relató cómo es el trabajo a diario, las dificultades que presenta y la importancia de informar correctamente una sentencia, que seguramente dejará conforme a sólo una de las partes involucradas. 
 
Muchas víctimas creen no haber tenido un juicio justo y es en ese momento cuando ponen en juego su rol como juez. ¿Cómo cree que se logra un juicio justo?
Nosotros buscamos hacer justicia y para esto hay que tratar de ser lo más equitativo posible. Esto se logra dándole todas las garantías al imputado y en los casos donde hay querellante o víctimas otorgándoselos a ellos también. Deben respetarse las garantías del proceso para asegurar que sea justo. No se debe creer que porque un tribunal condene a la mayoría de los imputados sea bueno o malo. La sentencia más justa es aquella que se acerca más a lo que ocurrió en el debate. Y la realidad es que no vamos a dejar conformes a todos porque por un lado está la víctima y por el otro quien cometió el delito. Entonces sólo quedan conformes cuando el fallo es a su favor.
 
¿Se han sentido presionados o amenazados a la hora de dictar una sentencia?
No, nunca nos ha ocurrido. Nosotros tenemos una presión normal porque queremos hacer justicia. Pero a la hora de definir una condena no estamos pensando en lo que va a salir publicado en los diarios. Ha ocurrido que hemos leído notas en las que la noticia da a entender que el o los acusados serían condenados y quizás después terminaron siendo absueltos. Lo que pasa con eso es que el lector se convence de esta idea y no se imagina otro resultado. Por eso es importante el informar correctamente para no crear falsas expectativas en la gente.
 
¿Cree que se desvirtúa la información?
Muchas veces los medios de comunicación desvirtúan lo que ocurre y tratan de imponer ideas. Han salido algunos sectores de la población exigiendo justicia y la verdad que no creo que representen un reclamo colectivo, sino que es de un sector que, a veces, parece que sólo buscan venganza. Si la gente va a buscar justicia desde su punto de vista, olvidándose el derecho del otro, vamos a llegar a reclamos exagerados. Esto terminaría siendo un derecho penal desproporcionado e inhumano pero la verdad que no sé si es lo que busca la gente. Para saber qué piensan habría que hacer una investigación y preguntarles qué es lo que quieren. Sí hay presiones de distintos grupos, pero no representa a la sociedad.
 
¿Cómo cree que mejoraría el funcionamiento de la Justicia?
Por un lado teniendo un presupuesto acorde a las necesidades y otro tema que es importante es la capacitación pero de todo el personal. Teniendo esto a favor, las causas y el proceso mejorarían sin lugar a duda.
 
¿Cree que es necesaria una reforma penal?
Sería conveniente modificar el Código. El modelo acusatorio es mucho más ágil, dinámico. Este modelo da más garantías al imputado ya que los jueces serían imparciales al no intervenir en la investigación. Estarían más centrados en las decisiones y los fiscales serían los encargados de llevar adelante las causas. Por ejemplo, a un delincuente que es sorprendido robando se le inicia una causa y de ahí a que llega a juicio pasa un tiempo considerable y, en ocasiones el expediente que se inicia puede llegar a tener unas 100 fojas. Al ser llevado a debate termina en cinco minutos y seguramente en un juicio abreviado. Ese mismo proceso, hecho oralmente se resuelve mucho más rápido. Pero este modelo debe estar acompañado del financiamiento adecuado y de la capacitación y si no es así, no sé si valdría la pena cambiar de modelo.

Pintadas en Tribunales: para el juez no hay respeto por las instituciones

El edificio de Tribunales, que se encuentra en España y Urquiza, está completamente pintado con inscripciones que han sido escritas por familiares de víctimas, en reclamo de justicia.
Se pueden observar leyendas exigiendo penas más duras, la detención de sospechosos y hasta amenazas para algunos de los jueces y funcionarios que trabajan en el Poder Judicial.
Dos meses atrás se intentó pintar nuevamente una de las esquinas, pero a las pocas horas volvieron a estar escritas.
Según Baquero Lazcano, las personas que suelen manifestarse buscan venganza y no sentencias justas. Para el presidente del Tribunal esta actitud demuestra el poco respeto por las instituciones democráticas.
En este sentido, expresó que “si seguimos este camino, vamos mal”, y agregó: “Qué puede pensar o cómo puede sentirse una persona que viene a ser juzgada o una víctima de abuso que antes de ingresar lee afuera escrituras que nos acusan de corruptos e injustos”.
Para el magistrado, la solución sería la penalización de estos actos ya que realizar inscripciones en edificios públicos es un delito, aunque en esta ciudad ninguna de las personas que ha hecho pintadas ha sido juzgada.
“Nos parece bien que la gente se manifieste porque están en su derecho, pero deben hacerlo ordenadamente”.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario