La imputada por el hecho ocurrido en una vivienda situada en Villegas al 900 se llama Irene Méndez y con la víctima mantenía una relación de más de un año. En su testimonio ante la Justicia, la mujer reconoció que se dedicaba a la prostitución y que por esa razón, indicó, “a la que menos le servía Eduardo muerto era a mí”.

Más allá de su relato, la Justicia decidió dictarle la prisión preventiva. Desde hace varios meses, Méndez permanece alojada en la cárcel de mujeres de Roca y junto con su representante legal apuesta a demostrar su presunta inocencia.

La investigación por el asesinato ocurrido en mayo de 2017 no mostró avances en un primer momento y a partir de unos rastros hallados en la casa de la víctima, se la vinculó a Méndez.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario