El clima en Cipolletti

icon
Temp
61% Hum
LMCipolletti Salud

Respirar aire contaminado favorece la depresión

Nuevos efectos del preocupante calentamiento global vinculados a la salud mental.

Dos estudios científicos arrojaron resultados nefastos vinculados a la salud mental de millones de personas alrededor del mundo: respirar un aire contaminado a largo plazo entraña un mayor riesgo de depresión. Los ensayos en cuestión se suman a otras pruebas realizadas sobre efectos nefastos de contaminación en la salud mental.

La primera investigación, que fue publicada por la revista médica de Estados Unidos, Jama Psychiatry, siguió el comportamiento de unas 390.000 personas durante once años en el Reino Unido, concluyendo que los niveles de contaminación a que fueron expuestas se estimaron según la ubicación de sus domicilios. “La exposición a largo plazo, a múltiples contaminantes, fue asociada con un riesgo mayor de depresión y ansiedad”, concluyeron en su primera evaluación los profesionales.

Te puede interesar...

Los investigadores estudiaron las tasas de partículas finas (denominadas PM2.5 y PM10), de dióxido de nitrógeno (NO2) y óxido nítrico (NO) una contaminación causada en parte por centrales de combustibles fósiles y el tránsito vehicular.

“El riesgo observado es no lineal, o sea que crece fuertemente por encima de un nivel de concentración relativamente bajo, y tiende a estancarse luego”, amplía el informe de los expertos.

“A sabiendas que las normas de calidad del aire de numerosos países rebasan aun ampliamente las más recientes recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2021, deben establecerse normas o regulaciones de contaminación más estrictas”, concluyeron los autores del trabajo.

En cuanto al segundo estudio, que salió a la luz en la revista mensual estadounidense Jama Network Open, dedicada a las ciencias biomédicas, se centró en el efecto de partículas finas (PM2.5), dióxido de nitrógeno (NO2) y ozono (O3) en las personas de más de 64 años, con el objetivo de estudiar todas las consecuencias de la contaminación atmosférica sobre el desarrollo de una depresión tardía.

Los resultados mostraron nuevamente la fuerte asociación entre contaminación y la patología mental, en particular observando los flujos de partículas finas y de dióxido de nitrógeno, para las poblaciones desfavorecidas.

Sendos trabajos usaron una base de datos de Medicare, un programa de cobertura de seguridad social y pública reservado a las personas mayores en Norteamérica, y estudiaron a una población de unos 8,9 millones de personas, de los cuales 1,5 sufren depresión.

Esta asociación podría ser explicada por la relación que se observa entre las fuertes concentraciones de contaminantes e inflamaciones en el cerebro, según los dos estudios examinados. “Estos trabajos se suman a los elementos cada vez más numerosos, que demuestran que deberíamos preocuparnos”, sentenciaron.

En principio, los trabajos en cuestión utilizaron una base de datos del programa estadounidense Medicare.

Una nueva investigación permitió hallar las vinculaciones entre la alimentación, sus efectos en la microbiota intestinal y las posteriores consecuencias en cuanto a las patologías mentales. El ensayo, que fue llevado a cabo por investigadores pertenecientes al Centro Médico Erasmus de Rotterdam en los Países Bajos, permitió concluir que algunas bacterias presentes en el organismo podrían generar que disminuyan o aumenten los síntomas de la depresión. La médica Jane Foster brindó algunos detalles del trabajo en cuestión: “El motivo no es ese únicamente, sino que se trata de una combinación del ADN con el que has nacido, tus experiencias vitales hasta la fecha y tu entorno”. La ansiedad, en varias ocasiones, estuvo íntimamente relacionada con un mayor riesgo de sufrir náuseas, diarreas, acidez y hasta estreñimiento: el estudio lo confirma.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario