El clima en Cipolletti

icon
20° Temp
36% Hum
LMCipolletti

Refacciones le cambian el aspecto al viejo hospital de calle Fernández Oro

Se reinauguraron ayer las instalaciones, que fueron repintadas, reparadas y dotadas de más muebles y equipos.

Las mejoras en el inmueble fueron llevadas a cabo gracias a vecinos, entidades y empresas.
 

La sede del viejo hospital de Fernández Oro y Sáenz Peña luce mejor que nunca. Refaccionado por el esfuerzo de la fundación Manos que Ayudan y la colaboración de vecinos, estudiantes, empresas y diversas instituciones, el antiguo edificio, antes venido a menos, ahora se muestra como un lugar mucho más acogedor.
La reinauguración de las instalaciones se llevó a cabo ayer con la presencia del gobernador Alberto Weretilneck, el intendente Abel Baratti, el ministro de Salud provincial Norberto Delfino, la directora del hospital Luz Riera y la titular de la entidad que impulsó las mejoras, Noemí Bascur.
El histórico inmueble padeció durante muchos años por cloacas en mal estado, desbordes de aguas servidas, una suciedad generalizada, falta de muebles y de equipamiento para muchas de sus tareas. Ahora, gracias al trabajo solidario de la comunidad, se pudo efectuar una reparación integral de sus servicios y dependencias, que fueron pintadas a cabalidad y dotadas de sillones especiales y diversos artefactos para la mejor atención de los pacientes.
En el lugar, funcionan las áreas de oncología, kinesiología, rehabilitación, discapacidad, fonoaudiología y salud mental, entre otras, motivo por el cual son muy utilizadas hasta hoy, pese a que el hospital nuevo está funcionando con la mayor parte de sus especialidades ya hace tiempo en calle Naciones Unidas y Venezuela.
La restauración de pasillos, de la puerta de acceso y de los consultorios externos, la multiplicación de murales y pinturas artísticas y de mandalas, la provisión de nueva ropa de cama y la plantación de árboles para embellecer el entorno hablan de un trabajo hecho también con pasión y cariño. Más de 100.000 pesos se invirtieron en las refacciones.
 
Estado y comunidad

El gobernador Weretilneck destacó el aporte de Manos que Ayudan, de vecinos y de empresarios en los trabajos realizados y dijo que su colaboración “no quiere decir que lo que no hace el Estado lo hacen los particulares”. Por el contrario, sostuvo que los ejes centrales de la administración provincial son la salud, la educación y la seguridad, en los que se están generando y desarrollando políticas en forma constante.
En este marco, indicó que la solidaridad de los cipoleños “enseña que cuando la comunidad se organiza trabaja junto con el Estado”. El mandatario afirmó también que “es muy satisfactorio ver cómo la comunidad acompaña y participa junto al Estado en el cumplimiento de la provisión del servicio de salud”.
 
Calidad de vida

En tanto, la dirigente Noemí Bascur recordó los 16 años de existencia de su fundación y la lucha que ha emprendido por una mejor calidad de vida de los cipoleños y por la satisfacción de las necesidades básicas insatisfechas de muchas personas.
Como paciente del servicio de oncología del viejo hospital, la referente de Manos que Ayudan dijo saber “lo que significa llevar adelante una enfermedad de estas características, siendo éste el motor que me ha impulsado todos estos años con esta tarea tan noble de ayudar a mis hermanos y en definitiva, de ayudarme a mí misma también”.
Para ella, ayer fue “un día de fiesta, no un día más. Vemos coronado el esfuerzo de muchas personas que han puesto su tiempo, su dinero, su espacio, pero sobre todo el alma para ver en este lugar nuestro hospital renovado y puesto una vez más al servicio de la comunidad toda”.
Por su parte, el intendente Baratti valoró el trabajo de refacción de las instalaciones, que “desde hace algún tiempo estaban no digo destruidas pero sí abandonadas. Y la realidad es que ahora le ha cambiado la cara y se ha refortalecido así el viejo hospital”.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario