Quisieron quemar una vivienda en la toma 2 de Febrero

Una familia denunció que le regaron una pared con nafta y la prendieron fuego.

Un incendio, denunciado como intencional, afectó ayer a una vivienda del asentamiento 2 de Febrero. Por fortuna, el siniestro pudo ser contenido a tiempo ya que justo al lado de donde se propagaron las llamas dormía una niña de 7 años. El fuego arrancó desde el exterior de una pared de machimbre, junto a la cual fueron encontradas dos botellas de detergente que contenían nafta. La rápida reacción de la familia que vive en el lugar impidió que el episodio acabara consumiendo por completo la edificación. Y evitó desgracias.

El hecho ocurrió a las 4. La casa damnificada cuenta con una pequeña despensa que da a la calle y está habitada por el matrimonio integrado por Félix Arévalo e Ivana Cortez. También vive allí su hija, quien estuvo en riesgo por la situación.

Te puede interesar...

Según el relato de la dueña de casa, lo acontecido fue claramente intencional. Alguien arrojó desde la calle el combustible y quiso provocar un incendio potencialmente grave e incluso mortal. Al parecer, dos o tres jóvenes habrían participado de la acción, presuntamente a instancias de un individuo al que apodan “el electricista” y que horas antes había mantenido con ella una discusión.

El sospechoso había acudido a la despensa y le quiso cobrar 500 pesos por una vinculación a la precaria red eléctrica del barrio, en el que todos están enganchados. La mujer le dijo que no tenía esa cantidad de dinero y, lo principal, que su marido ya había comprado el material necesario para el trabajo, que haría por su cuenta. El tipo se mostró indignado y reclamó su plata, recordando que él respondía a la conducción vecinal, donde se pautarían ese tipo de tareas.

Ivana se plantó en su postura y respondió con firmeza a su interlocutor, quien se retiró ofuscado del negocio. La familia, más tarde, cenó y luego sus integrantes cumplieron distintas labores domésticas y se bañaron antes de acostarse. Eran las 2:30. A las 4, Félix sintió algo raro, se levantó y vio el fuego que se propagaba junto a la cama de la niña. De inmediato se proveyó de baldes y empezó a arrojar agua para contener las llamas, que se extendieron hasta la parte de la despensa. Afuera, un vecino gritaba la alarma.

El fuego pudo ser contenido pero la natural certeza de una mano negra tras su propagación dejó muy preocupados a los habitantes de la casa. Estuvo la Policía y tomó nota del caso. Los agentes quedaron en darse una vuelta para vigilar.

Ya habían puesto plata por la electricidad

La pareja de Félix Arévalo e Ivana Cortes ha pagado en su momento para ayudar a la instalación de la red eléctrica de la toma, enganchada al tendido regular. Por eso también su malestar por la pretensión del llamado “electricista” de volver a cobrar por un monto relacionado con el servicio. Además, la familia ya tenía todo adquirido para hacer una conexión propia. Ante lo ocurrido, tienen temor, que se acrecienta porque en una red comunicacional de quienes se adjudican la conducción de la toma se minimizaron los hechos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario