Quieren controlar el uso de celulares en las cárceles

El Servicio Penitenciario espera que la Justicia apruebe un nuevo reglamento, que impediría que los presos tengan los aparatos en sus celdas.

En las cárceles rionegrinas quieren que la Justicia defina lo antes posible la nueva reglamentación para el uso de celulares por parte de los presos. El protocolo propuesto por el Servicio Penitenciario es bastante simple y busca quitarles a los internos el control de sus aparatos, para que sólo puedan hablar en horarios definidos y desde líneas declaradas.

El proyecto busca evitar los delitos que se cometen desde la cárcel, como los falsos secuestros. La propuesta tiene aval del Ejecutivo, pero quedó trabada en la Procuración General. El cambio de jefe de los fiscales, tras la renuncia de Silvia Baquero Lazcano y la asunción de Jorge Crespo, jugó en contra del apuro de los jefes de los penales.

El uso de celulares estuvo prohibido mucho tiempo, pero luego se conjugaron una avivada de los presos y la ley, para que ingresen indiscriminadamente a las celdas. Los presos no pueden estar incomunicados, y como constantemente rompían los teléfonos públicos de los pabellones, el uso de celus se terminó imponiendo.

“Entendemos que con este tipo de comunicación hacia afuera, muchas veces se pueden cometer hechos ilícitos o seguir manejando actividades delictivas desde adentro de los penales”, fundamentó el ministro de Seguridad, Gastón Pérez Estevan, al fundamentar el proyecto, hace más de un año y medio.

Desde las cárceles, los guardias advierten que cada vez que hay requisas generalizadas, se encuentren más teléfonos que la cantidad de presos en la celda. La solución que propone el Ejecutivo es que los teléfonos sean rotulados, para saber a quién pertenecen, y que estén sellados, para que no se les pueda cambiar el chip.

Además, se establecería una franja horaria para hacer las llamadas. Luego, volverían a estar en poder de la guardia.

“Una cosa es el derecho a la comunicación de los internos por distintos medios, que surge de los artículos 158° y 160° de la Ley de Ejecución Penal N° 24.660, y otra muy distinta es el abuso de aquellos para cometer ilícitos o participar en la organización, armado y ejecución de delitos”, manifestaron desde Seguridad.

Las autoridades del Servicio Penitenciario esperan que Crespo active pronto la discusión, para controlar las comunicaciones.

Eran capos narco a través del celu

La mayoría de los presos que delinquen a través del celular hacen intentos de secuestros virtuales. Sin embargo, los dos capos narco de la región, Héctor Montecino y Sergio “Condorito” Dávila se las ingeniaron para mantener su imperio narco desde prisión. Encerrados, pactaron cómo dividirse territorios y manejaban la venta de drogas en el Alto Valle dando órdenes y recibiendo informes a través de sus teléfonos celulares.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario