El clima en Cipolletti

icon
Temp
70% Hum
LMCipolletti Huracán

Querido en Huracán y Cipo, sobrevivió a dos infartos y sueña con ascender a Cente

Roger Morales se ilusiona tras el arranque perfecto de la ADC en el Regional Amateur, le agradece al Globo en un día especial, recuerda con afecto a Cipo y valora estar vivo y afrontar las cosas de otra manera.

Este martes convivió con una alegría y una pequeña tristeza deportiva. El aniversario 114 de su querido Huracán, el club donde dejó imborrable recuerdo y una eliminación en casa de la Copa Neuquén con Centenario, club al que dirige, a manos de Patagonia (se impuso 3 a 2 y avanzó a semis). Pero si hay algo que aprendió estos últimos años es a otorgarle su justo valor a las cosas y que nada lo perturbe ni lo saque de eje.

Además, no se puede quejar en materia resultados. Roger Morales, de él se trata, pese a ese traspié en el objetivo secundario. Es el técnico del momento en el fútbol neuquino, pues la ADC lidera su zona en el Regional Amateur, la prioridad del club. Habla con calma y equilibrio, propia de un tipo maduro que gambeteó a la muerte y se sobrepuso a dos infartos, "el segundo muy fuerte".

Te puede interesar...

A todas esas cosas hace mención en el dialogo con LM Neuquén el ex mediocampista central que hasta se dio el lujo de actuar en Europa.

"Un grupo de jugadores que estamos hace 3 meses, la idea era incorporar lo menos posible y darle lugar al funcionamiento. Creía que podíamos arrancar bien y con la suma de Amarfil y de Jara -dos ex Cipo- se podían adaptar rápido a lo que pedíamos. No esperaba ganar los dos partidos (ante Alianza y Maronese) pero sí que podíamos arrancar con alguna ventajita porque veníamos juntos desde antes", explica luego del inicio de competencia soñado en la categoría que otorga plazas para el Federal A.

image.png

"Centenario es un club que motiva, es uno de los grandes de la región, del Alto Valle y de la Patagonia. Y creemos que a mediano plazo podemos estar en una categoría superior, es el objetivo. Es difícil lograrlo rápido, el torneo del Interior es muy agresivo. Podés ser el mejor de la Patagonia y el año que viene estar jugando de vuelta en la Liga local, son idas y vueltas que te dejan sin nada. Con los pies sobre la tierra, tenemos equipo competitivo. La meta próxima es clasificar y estamos cerca", destaca con claridad los propósitos en esta campaña.

El crecimiento del fúbtol regional es algo que percibe y celebra: "Tenemos un fútbol en la zona que está creciendo, que está cada vez más competitivo. La mejora de los escenarios nos va a dar un salto de calidad. Ojalá todos puedan tener lugares de entrenamientos acordes para las inferiores. Y con toda esa competencia en algún momento uno de nosotros pueda acompañar a Cipolletti en el Federal A. Creo que va a llegar eso, veo el crecimiento de Lifune y también de algunos clubes de la Confluencia".

Huracán, ese club que le dio un nombre en el fútbol grande, cumple 114 años y el ex volante central se emociona. "Es el día de Huracán, un día especial para todos los quemeros y para los que fuimos adoptados por ese club, que no nacimos en la Quema ni tenemos padres hinchas de ese equipo pero hoy somos hinchas del Globo. Agradecido a todo lo que me dio Huracán en el fútbol grande, el roce con la Primera División, la posibilidad de ir a jugar a Europa, el haber jugado en contra de genios como Maradona, Francescoli, Ortega, Gallardo y tantos más. Todo eso se lo debo a un club como Huracán, un grande de los barrios, porque a pesar de su grandeza se conocen todo. Este año volví por primera vez, pude llevar a mi hijo, muy feliz, fue gratificante que mi pibe conozca el Ducó y que la gente me reconozca fue una gran sorpresa. Un chico de 25 años no me vio jugar pero quizás le hablaron de mí humildemente", se sorprende.

image.png

También siempre tiene al Albinegro, su primer amor, en el corazón. "Cipolletti fue el club que me dio las primeras herramientas, el que me sacó del barrio, soy de Ferri. Me dio la contención, la disciplina, ir a entrenar todos los días, el cuidado. Grandes profes y personas. Grupos de jugadores que quedamos marcados, hasta hoy compartimos grupos y recordamos todo de aquella juventud", expresa.

image.png

La muerte vino a buscarlo un par de veces pero él logro eludirla en ambas. "De salud estoy bien, siempre hay chequeos. Esta profesión que yo elijo está cargada de estrés, pero el médico me dijo 'y si te operamos y no vas a podés volver al fútbol para qué te operamos. La idea es que vivas en lo que sos feliz'. Gracias a Dios, la tecnología, la medicina me dieron la posibilidad de estar en esta profesión que disfruto muchísimo. Feliz de estar vivo, con mi familia que es hermosa y poder estar dentro de la cancha", resalta.

Y enseguida reflexiona. "Yo era un adicto al trabajo, al fútbol y ahora relajo un poco. Más desacelerado, trato de compartir más momentos con mi familia, si mi hijo me pide que me quede lo hago, miro tele con él en el sillón. Uno cambia, fueron dos infartos, el segundo muy fuerte. Son avisos que da la vida y hay que ver los carteles y cambiar de rumbo".

Roger corazón. ¡Decime que se Cente, puntero!

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario