El clima en Cipolletti

icon
Temp
84% Hum
LMCipolletti río

Por la sequía, ya se puede cruzar el río caminando hasta Río Negro

La bajante el Limay y Neuquén trajo un paisaje penoso y desolador.

El paisaje es triste y el silencio apena. Donde antes había agua, risas y todo era fiesta, hoy es desilusión. La bajante de los ríos en Neuquén y Limay está provocando un gran impacto en la población. Hoy se puede cruzar el brazo del río sin agua, de lado a lado, como si realmente el líquido se hubiese evaporado.

Incluso, se puede cruzar desde la provincia de Neuquén hasta Río Negro por el Limay, en algunas zonas del balneario ex Gatica.

Te puede interesar...

Son las 13:30 de un jueves, hace 4 grados y debajo del puente que une a la ciudad con la Isla 132 las máquinas trabajan para hacer un dragado. El paisaje es desolador y la sequía que se ve, no pasaba desde hace más de 30 años, según informaron desde la Autoridad Interjuridicicional de Cuencas (AIC).

AM bajo el nivel del rio (1).JPG
El río Limay, un brazo a la altura de los clubes. Está seco. Y en algunos sectores se puede cruzar de provincia.

El río Limay, un brazo a la altura de los clubes. Está seco. Y en algunos sectores se puede cruzar de provincia.

En los alrededores se ven las escalinatas pintadas de amarillo del club Santafesino, y una guarda de kayaks. En el invierno se puede practicar ese deporte, pero por la bajante del río, que viene como una lágrima, no es posible.

Paseo desolador

Una pareja con un hijo caminan por el medio del seco cauce, entre las piedras, en una tarde nublada y no salen de su asombro.

“Hay sequía y mucho desperdicio de agua en Neuquén, viene a la ciudad hace ocho años y vengo al río como una paseo recreativo, con los nenes y es la primera vez que veo el río así, seco sin agua es increíble”, dice dolores en diálogo con LMNeuquén.

AM bajo el nivel del rio (5).JPG
Dolores, una vecina que quedo asombrada por la falta de agua.

Dolores, una vecina que quedo asombrada por la falta de agua. "Hay sequía y también cultura del derroche", dijo.

A lo largo de los ríos hay sistemas de bombeos que no pueden trabajar “en seco” y las máquinas comienzan a hacer dragados para aprovechar al máximo el líquido. Hay faltantes de suministro en algunos lugares de la ciudad.

En la zona de los clubes del brazo del río Limay uno puede caminar por kilómetros, hasta hallar el agua detenida. Lo mismo sucede muy cerca, entre Centenario y Neuquén. La última represa es El Chañar y Planicie Banderita. Antes están los embalses Los Barreales y Mari Menuco, donde los caudales también están bajos. Éste último, alimenta con un acueducto a Centenario, Vista Alegre y gran parte de Neuquén.

AM bajo el nivel del rio (11).JPG
Las máquinas hacen dragado en el río. En algunos sectores hay bombas que chupan

Las máquinas hacen dragado en el río. En algunos sectores hay bombas que chupan "en vacío". Hubo sectores de la ciudad sin suministro.

En tanto que, río arriba del Limay se ubican las represas Arroyito, Pichi Picún Leufú Complejo El Chocón y Alicurá. Desde el verano, por la falta de lluvias los caudales que ingresaron a las represas son muy bajos. En el Chocón la cota está 10 metros por debajo del nivel normal del embalse.

Hay una tercio del caudal que tienen los ríos y los embalses están haciendo retenciones por la sequía. Según la AIC, faltan unos 6 mil hectómetros cúbicos, lo que representan alrededor de 6 mil millones de litros de agua en los ríos. Si bien las lluvias son importantes para llenar los embalses y que suban los caudales, desde la AIC dijeron que la situación podría normalizarse en agosto, luego de la erogación de más caudales, nevadas y deshielos.

Mientras se espera que los 13 años de sequía seguidos se reviertan, la AIC toma sus recaudos. Y la gente ya puede cruzar de provincia caminando sin agua, como un extraño y penoso atractivo.

Rio seco en zona de clubes.mp4

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario