El clima en Cipolletti

icon
11° Temp
76% Hum
LMCipolletti asaltantes

Condenaron a un integrante de violenta banda de asaltantes, pero seguirá libre

Es un joven de 22 años que admitió haber participado en el millonario atraco a una concesionaria ubicada en la Ruta 22. Lo condenaron a prisión en suspenso. Hay otros cuatro involucrados en el hecho.

Uno de los miembros de la banda de delincuentes que ejecutó un violento asalto a una concesionaria de autos de Allen a principios de este año fue condenado a tres años de cárcel en suspenso en un juicio abreviado en el que admitió su culpa.

El ladrón, identificado como Gabriel Alejandro Lagos, de 22 años de edad y domiciliado en Fernández Oro, no irá preso en esta instancia, aunque deberá cumplir pautas de comportamiento por el lapso de dos años.

Te puede interesar...

El joven había llegado al debate en prisión preventiva, por lo que se resolvió su inmediata libertad.

El atraco se produjo la mañana del 25 de enero de este año en el comercio ubicado en el kilómetro 1.200 de la Ruta Nacional 22, donde vive el propietario con su familia en un piso superior.

Asalto concesionaria 7.jpg

La maniobra fue cuidadosamente planificada, aunque los asaltantes no tuvieron en cuenta que el establecimiento contaba con un sistema de cámaras de seguridad que registraron sus movimientos y se pudo distinguir sus fisonomías, pues actuaron a cara descubierta. Esa imágenes fueron clave para atraparlos.

Todo comenzó minutos después de las 8:15 cuando ingresó al local un hombre que consultó por el precio de uno de los vehículos. Pero cuando este supuesto cliente se retiraba, ingresaron otros tres sujetos que también consultaron por el costo de un rodado. Sin embargo, uno de ellos extrajo un revolver con el que le dio un fuerte golpe en la cabeza y amenazó con matarlo a él y a su hijo que dormía arriba. El castigo no paró, porque lo tiraron al piso y le ataron las manos con un alambre, y mientras lo seguían golpeando le exigían la entrega de dinero.

Una vez que se aseguraron que no podría defenderse, uno de los intrusos quedó vigilándolo y los otros comenzaron a revisar el salón de la agencia y la vivienda, donde se apropiaron de una suma aproximada de 3 millones de pesos, tres teléfonos celulares, documentos de distintos vehículos, un matero trenzado, una mochila gris y una alianza de oro.

Inmediatamente se subieron a una camioneta Ford Ranger del comerciante que tenía las llaves colocadas y escaparon en dirección a Cipolletti.

Detenidos en un megaoperativo

Pero no lograron quedar impunes, porque pocos días después y tras una intensa investigación policial, realizaron una serie de allanamientos en domicilios de Fernández Oro y Cipolletti, donde detuvieron a cinco hombres y recuperaron parte del botín, además teléfonos celulares y prendas de vestir utilizadas para cometer el hecho.

Los cinco fueron imputados y quedaron en prisión preventiva: Lautaro Antonio Barra, 22 años; Gonzalo Alejandro Castillo, 26; Diego Alberto Poblete, 41 -los tres domiciliados en Cipolletti-, Juan Pablo Cid, 29 y Lagos, ambos de Fernández Oro.

La pesquisa estableció que Cid había llevado a los ladrones hasta el lugar del hecho en un VW Voyage y que Poblete fue quien portaba el arma de fuego con la que apuntó y golpeó al comerciante, quien sufrió heridas cortantes en la cabeza consideradas leves.

Asalto concesionaria 5.jpg

Lagos fue acusado por el delito de “robo doblemente agravado por haber sido cometido con el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo ser acreditada y por ser en poblado y en banda”.

Pero accedió a un juicio abreviado alcanzado entre el fiscal Ricardo Romero y el defensor Particular Miguel Ceballos Díaz, quienes consensuaron imponerle una pena de tres años de prisión en suspenso, reglas de comportamiento durante dos años y el pago de las costas del proceso.

El joven aceptó el acuerdo, lo que significó que admitía haber cometido el hecho.

El juez Luciano Garrido avaló lo propuestos por las partes y dictó el fallo en los términos planteados.

Destacó que además de la confesión de su confesión el Ministerio Público Fiscal reunió pruebas en su contra que no fueron cuestionadas por el abogado defensor.

Pautas de conducta

El castigo incluye el cumplimiento de pautas de comportamiento, entre las que se fijó la prohibición de acercamiento a un radio no inferior a los 200 metros de la víctima, su grupo familiar y domicilio, como también mantener cualquier tipo de contacto ya sea telefónico y por redes sociales.

Además, debe mantener domicilio, presentarse cada dos meses en el Instituto de Asistencia para Presos y Liberados y no consumir en forma excesiva bebidas alcohólicas y abstenerse del uso de estupefacientes.

El fallo también indica que se debía disponer la “inmediata libertad” de Lagos, “sin perjuicio de otras órdenes de detención que pesen sobre el mismo a constatar por autoridad policial”.

De todos modos le aclararon que en caso de detectar incumplimientos le pueden revocar el beneficio condicional y cumplir la sentencia tras las rejas.

En cuanto al resto de los integrantes de la pandilla, su situación judicial no fue examinada en este expediente.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario