Policía quiso zafar por un choque y un juez civil lo retó

El magistrado resaltó que durante las persecuciones deben tener prudencia.

Un juez civil no le creyó a un policía que quería zafar de su responsabilidad por un siniestro y le dio la razón a una automovilista que había sido demandada. El accidente ocurrió el 17 de marzo de 2014, cuando un agente que se movilizaba en una moto chocó un auto.

El policía que llevó adelante la presentación judicial integra la patrulla motorizada y al momento del accidente cruzó el semáforo en rojo en la intersección de Yrigoyen y Juan Domingo Perón. En esas circunstancias, impactó con el Volkswagen Gol que conducía la demandada por Yrigoyen. El efectivo adujo que la mujer, pese a que el semáforo estaba en verde, no respetó la prioridad del vehículo policial.

El accidente ocurrió al mediodía y el policía aseguró que iban en persecución de un sospechoso, junto con otro compañero también motorizado que alcanzó a pasar primero.

El caso fue resuelto por el juez Alejandro Cabral y Vedia, quien no hace mucho asumió en la Cámara de Apelaciones en lo Civil.

El uniformado, al recordar el siniestro, aseguró que llevaban las balizas y sirenas de la moto activadas al momento de cruzar el semáforo, pero una testigo presencial lo contradijo y el agente que cruzó primero fue contradictorio en sus versiones tanto en la sede penal como en la civil, destacaron desde el Poder Judicial.

La testigo, que iba a la facultad, remarcó que las motos aparecieron a alta velocidad y cruzaron en rojo y que no se escucharon ni sirenas ni se vieron balizas encendidas.

Al momento de resolver, el magistrado recordó que, según el artículo 41 de la Ley de Tránsito, “los vehículos de servicios públicos de urgencia en emergencia y en cumplimiento de su misión tienen prioridad de paso”. Así, se ha sostenido que “estos vehículos no sólo tienen la prioridad aquí señalada, sino que circulando motivados por un verdadero estado de necesidad o situación de necesidad, encuentran una causa de justificación que vuelve lícita la conducta de sus conductores frente a infracciones tales como el exceso de velocidad, mal estacionamiento, adelantamiento indebido, estacionamiento inadecuado, etcétera, a lo que podemos agregar el cruce de un semáforo en rojo”.

Sin embargo, el juez puntualizó que “de modo alguno se puede justificar que ello implique un bill de indemnidad que le permite embestir a un rodado que encuentre en el camino”.

--> “Conducía su motocicleta con impericia”

Concluyente, el juez Alejandro Cabral y Vedia no le perdonó nada al policía y resaltó: “Es entonces evidente que el actor conducía su motocicleta con impericia y una imprudencia innegable, no conservando el dominio de su rodado, no ajustando su actuar (en su carácter de conductor y de agente de policía) de acuerdo con las circunstancias de tiempo, modo y lugar, ya que intentó atravesar una encrucijada a exceso de velocidad, no encontrándose habilitado su paso por el semáforo allí existente”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario