Perro bravo: el acusado dijo que el animal no era suyo

La Justicia lo investiga por el ataque a un nene, pero el hombre se desligó.

El supuesto dueño de un perro a quien la Justicia cipoleña acusó por el brutal ataque a un nene de 4 años en el barrio San Lorenzo declaró ayer que el animal no era de él. De esta manera, deslindó su responsabilidad en el hecho que la Fiscalía le atribuye por el delito de lesiones culposas, de carácter grave.

Según informaron fuentes judiciales, en la audiencia de formulación de cargos, el imputado explicó que era un perro de obra, vagabundo, uno más de los que andaban por la calle. Como el sector donde vive está en pleno desarrollo, la mayoría de los lotes no están cerrados, hay edificaciones en marcha y varios canes deambulan por la zona.

Tal es así que, de acuerdo con los dichos del imputado, era común que muchos vecinos le dieran de comer al animal en cuestión y a otros de su especie que vagan por la calle. Inclusive, dijo que el padre del niño atacado también lo hizo alguna vez, pues afuera de su casa dejaba un tarro de helado con comida para los animales.

Desde el Juzgado de Instrucción Nº 6, que entiende en la causa, se informó además que al momento de la agresión el imputado se encontraba de viaje. Es decir, ni siquiera estaba en la ciudad. El hombre dijo que se enteró del hecho cuando, al volver a su vivienda, el padre del niño atacado le avisó personalmente lo que había ocurrido.

Según lo que declaró ayer el imputado (reconocido como Rogelio Leiva), tras el hecho habría atado al animal para que no vuelva a morder a nadie más, a la espera de que personal del departamento municipal de Zoonosis se lo lleve, tal como ocurrió. Sin embargo, al tiempo de habérselo llevado a la guardería canina, el animal volvió a aparecerse en el barrio.

El hombre declaró ante el juez subrogante Santiago Márquez Gauna. Durante la indagatoria también estuvieron presentes el fiscal adjunto Guillermo Ibáñez y la defensa particular del imputado.

50 puntos de sutura le dieron al nene atacado. El perro le mordió la cara a un nene de 4 años y le provocó lesiones severas. El menor fue asistido rápidamente en un centro de salud y su familia denunció al presunto dueño del animal.

Acusación

La teoría del caso que maneja la parte acusatoria indica que el pasado 3 de septiembre, en circunstancias en que el menor se encontraba con su padre en el patio delantero de su vivienda, un perro de raza símil manto negro se le acercó y lo mordió brutalmente en la cara. Las heridas luego fueron debidamente certificadas por los médicos y consideradas de gravedad. Desde la querella se indicó que al niño le tuvieron que poner 50 puntos.

En la acusación fiscal se le atribuye al imputado un obrar negligente por lesiones graves culposas, al no observar las normas reglamentarias de cuidado que se exigen cuando se trata de un animal peligroso.

Obligaciones

Tenencia responsable de animales

Los dueños son los responsables de las acciones de sus mascotas. Así está estipulado por leyes y también por ordenanzas a nivel local. Es por eso que el cuidado de los animales y la implementación de las medidas de seguridad mínimas y necesarias son obligaciones que asume una persona a la hora de decidir tener un perro o cualquier otro animal en su casa. De acuerdo con lo que estipula el artículo 13 de la ordenanza municipal que regula la tenencia responsable de los animales, se prohíbe “a los dueños o guardadores de perros potencialmente peligrosos que los mismos deambulen sueltos en la vía pública, quedando obligados al uso de correa, bozal y collar de ahorque. Los perros que no se encuadren dentro de esta tipología deberán circular con correa. Ambos con correcta sujeción a su responsable”. Si así no fuera, las personas podrían ser penalizadas con multas de hasta $15.000.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario