Para la fiscal, el juvenil cipoleño es imputado y víctima a la vez

La fiscal de Avellaneda habló sobre la situación de Joaquín V.

El cipoleño Joaquín V. sigue imputado como parte de una red de pedófilos que prostituía a menores de edad de Independiente de Avellaneda, pero no irá preso y podría verse beneficiado cuando avance el expediente por los aportes que realizó a la investigación. “Fue quien se quebró y dio los primeros datos de estos personajes”, dijo ayer la fiscal Soledad Garibaldi, quien habló públicamente del caso por primera vez. La encargada de la investigación confirmó que fue una víctima de la red y que sigue estando imputado.

La fiscal de Avellaneda reveló que fue el joven Joaquín V., de 19 años, quien señaló a varios de los adultos investigados. “Desde el primer momento pensé que no sólo era imputado, sino también había sido víctima, y después lo confirmé. Colaboró mucho, porque fue el que destapó todo y fue una víctima más porque lo captaron antes de los 18 años”, dijo la fiscal a distintos medios al hablar del caso por primera vez. Y pidió “cuidarlo” por los aportes que realizó a la investigación.

Esas consideraciones, de igual forma, no lo eliminaron de la lista de sospechosos, aunque sugieren que puede recibir el trato de un “arrepentido” en un futuro. ¿La razón? Los menores que se quebraron ante los responsables de las inferiores del Rojo lo señalaron como el nexo entre ellos y los pedófilos. Y la fiscal confirmó el modus operandi: “Los contactaban por las redes sociales, acordaban un lugar del encuentro y allí los buscaban a los menores y al joven de 19 años. Les pagaban $800 a los menores y una recarga de $200 en la SUBE al mayor”, afirmó la fiscal.

Según Garibaldi, Joaquín V. fue captado cuando era menor de edad cuando le preguntó a un compañero de inferiores de dónde sacaba ropa y plata. Luego habría quedado implicado. “Son chicos que no tienen contención, con necesidades económicas”, que los convertían en presas fáciles de los depravados. El joven cipoleño le confesó a la fiscal que sentía “asco” en los encuentros sexuales.

La situación procesal del cipoleño se resolverá cuando se termine de desentrañar la red de involucrados. “Estos personajes son seis. Se va a ir ampliando. Hicimos varios allanamientos y ninguna de estas personas está en sus domicilios, algo muy sospechoso”, dijo Garibaldi.

Del infierno a una posible complicidad con los pedófilos

El joven cipoleño contó que fue captado por la red cuando era menor. Reveló detalles de los encuentros con los adultos y los ofrecimientos que recibía: llegaron a pedirle sexo a cambio de ropa interior nueva.

Quedó implicado en el caso por el relato de un chico de 14 años que contó que era él quien los acompañaba desde la pensión al lugar de encuentro y que a cambio recibía un pago. Según la fiscal, eran recargas de la tarjeta SUBE.

Indagado por autoridades del club y la fiscal, el cipoleño reconoció haber sido víctima de la red de prostitución y brindó detalles sobre algunos de los mayores de edad que estaban implicados.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario