El clima en Cipolletti

icon
27° Temp
11% Hum
LMCipolletti

Para disfrutar en la intimidad: regalarán aceites y lubricantes en el Paseo de la Costa

Black Box sorprenderá discretamente a quienes estén paseando, con esencias de diversos aromas que sirven para masajes y aumentar el placer.

Se viene una acción promocional atípica en el paseo costero de Neuquén. Este viernes por la tarde, Black Box Argentina regalará aceites eróticos para estimular el placer en la intimidad.

Ariana Morzilli, la creadora de las cajitas sexuales que a partir de la pandemia se convirtieron en un boom en el Alto Valle, anticipó que quienes esté paseando por la zona de Río Grande serán sorprendidos con el obsequio "en forma discreta".

Te puede interesar...

"La idea es arrancar caminando por la orilla del Limay tipo seis; saludar a la gente, presentarnos e ir regalando hasta que nos quedemos sin stock", comentó -en una divertida charla con LMNeuquén-, antes de aclarar que el aceite tiene una doble función: "es ideal para hacer masajes y también se puede usar como lubricante sexual".

"Son muy sedosos y tienen diferentes tipos de aromas, todos riquísimos", enfatizó al enumerar un listado que incluye fragancias de chocolate, frutos del bosque, caramelo, chicle, frutillas con crema y pepino.

"Black Box en Neuquén ya es conocido, pero la idea es alcanzar a más neuquinos para que nos conozcan y se animen a comenzar a jugar con algo tan sencillo como un lubricante y un aceite, para probar después nuevas sensaciones", manifestó la emprendedora de Cipolletti que no para de entregar -y enviar, incluso, a otros puntos del país- cajitas personalizadas con juguetes sexuales y diversos productos para estimular, compartir y potenciar el disfrute sexual.

Cipolletti-Black Box Ariana Lubricantes Intimos (4).JPG

Derribar barreras para incursionar en un rubro lleno tabúes

Oriunda de Pinamar, Ariana se instaló en Cipolletti hace unos años. Tras recibirse de contadora, encontró en la pausa que implicó la pandemia la oportunidad de ponerse a prueba como emprendedora. "En principio quería hacer algo con cajas. Por otro lado, hacía tres meses que estaba en pareja y -no sé por qué- me puse a pensar en las personas que están hace mucho tiempo juntas y lo que podía llegar a afectarles la cuarentena, en comparación con quienes recién arrancaban en una relación. Para nosotros el aislamiento fue como una especie de vacaciones, pero no podía dejar de pensar en quienes caen en la rutina. Así que se me ocurrió esta idea como para estimular la innovación y, con el tiempo, me empezó a ir muy bien", sintetizó la creadora de Black Box.

Tomar la decisión de meterse en un rubro lleno de tabúes tubo sus bemoles. "Cuando se me ocurrió la idea, estaba trabajando como contadora en una empresa nacional y me costó mucho dejar mi carrera profesional y ese tipo de trabajo para dedicarme a los juguetes. Arranqué con el proyecto, me empezó a ir bien y al año renuncié, pero fue un año súper movilizante en el que medité, lo pensé e hice mucha catarsis para entender que no estaba mal lo que estaba haciendo", contó Ariana.

Una de las barreras más difíciles de sortear estuvo vinculada a los prejuicios en torno a ser la cara de un emprendimiento de esas características y la posibilidad de regresar a la profesión en un futuro. "Yo pensaba: 'soy contadora, ¿qué van a pensar si al día de mañana tengo que salir a buscar empleo? 'Qué tan seria me van a ver a mi como profesional?'. Después lo medité y dije: 'Ya fue'. Lo bueno es que hace un tiempo entré a trabajar en una empresa y cuando le conté a mi jefe, me felicitó por lo que estaba haciendo", dijo contenta, para luego ponderar la organización y trabajo de marketing, diseño y atención al cliente que requiere Black Box.

Cipolletti-Black Box Ariana Lubricantes Intimos (5).JPG

"Uno cuando piensa en un contador se imagina los anteojitos detrás de una computadora. De hecho, yo siempre quise formar un perfil serio, pero de pronto me encontré que mi personalidad no es así. Soy súper desinhibida, así que combino mucho más con esta faceta que con la de contadora", postuló.

Otra cuestión fue vencer los miedos respecto a la mirada de su entorno, en especial la de su familia. "Al primero que le conté fue a mi papá. Lo llamé y le dije: 'tengo esta idea, ¿la ves viable? El siempre quiso que yo emprenda y me contestó: "Si, metele'. Después encaré a mis suegros, con mucho temor de lo que vayan a pensar. Bueno, se terminaron convirtiendo en uno de mis principales clientes. La mamá de Martín siempre compra para sus amigas", contó entre risas.

A partir de Black Box la vida de Ariana dio un giro vertiginoso. A la adrenalina de encarar un proyecto propio y explorar un universo lleno de secretos, confidencias y anécdotas, se le sumó una serie de decisiones personales que incluyeron casamiento (con una inolvidable fiesta llena de juegos y premios de las cajitas sexuales) y el proyecto de un familia.

Por otro lado, tras formarse como sex coach en una institución de España, la cipoleña por adopción redobló la apuesta y comenzó a dar consejos a través de un perfil de Instagram (@arita_sexcoach), además de asesorar a personas en forma online y privada.

"Soy una suerte de guía. La idea es despejar dudas, dar consejos. Si no sabés cómo estimular a tu pareja, te explico cómo hacerlo. También trabajo con la baja autoestima. Hay muchas chicas que no se animan a sacarse la remera, a moverse en la cama porque les da vergüenza su cuerpo. Así que voy manteniendo charlas para desbloquear eso, al igual que cuestiones vinculadas a la rutina y al temor a probar cosas nuevas", detalló.

Respecto al éxito de Black Box, la emprendedora expresó: "Tengo un montón de comentarios de clientes que destacan cómo les sirvieron nuestros productos y agradecen nuestra discreción. Es toda una experiencia comprar nuestras cajitas. No se trata solo de un juguete sexual, tiene que ver con un regalo para compartir. La página y las redes de la marca son muy amigables, tienen un cuidado estético y hay todo un trabajo de asesoramiento que es muy valorado", subrayó.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCXKeB3BukfV%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAMnDJUdSYvqpvELVv03obLZAzbXsgelzlommyZCiyOXWKeEjAku3xt4pVbtPicVC5PgEeBrtjOlk0J2Pa8vkJHvXrdE0WDBCXZBHgGrgZBZAyod3tIrzbkFnBlwLGvDSod9O1hN3YV63YPM7BHijAkPx7kmP0IGpxHcKnY4axITjPiI06REUZD

"Tengo un cliente que empezó con un lubricante y luego empezó a ir por más. Me compran, además, grupos de amigas, se regalan entre ellas para sus cumpleaños. También me piden para casamientos, gente con más de 15 años de casados. Muchos me cuentan que se fueron de vacaciones y que con la Black Box la pasaron re bien. Siento que estoy haciendo un bien a la humanidad", exclamó, con entusiasmo, Ariana.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario