Oliva trompeó al asesino de su hijo en una audiencia

El cipoleño hizo justicia por mano propia cansado del "manoseo".

A priori, parecía una tranquila audiencia en la que se resolvería el reclamo del padre de un joven asesinado en el 2008 en Cipolletti. Pero con el correr de los minutos, la tensión se hizo visible y terminó de la peor manera, con el padre, Marcelino Oliva, totalmente fuera de sí y golpeando a uno de los partícipes en el crimen de su hijo David. El abogado particular Claudio Romero quiso interceder pero poco pudo hacer y finalmente, chorreando sangre, el condenado pudo alejarse por los pasillos de los tribunales. Ayer trascendió que 24 horas antes, las autoridades habían analizado temas de seguridad en el edificio pero que no se habían tomado determinaciones específicas.

La audiencia surgió por una presentación impulsada por Oliva, en noviembre. En concreto, manifestó que uno de los condenados por el asesinato de su hijo había violado las pautas de conducta. Presentó una serie de pruebas y esperaba la convocatoria de la Justicia. Finalmente ayer, con la presencia del juez de Ejecución Lucas Lizzi y la fiscal Ivana Vasellatti, se llevó adelante el trámite. El acusado había concurrido con su defensor Claudio Romero e hizo su descargo, asegurando que había cumplido con las pautas judiciales.

Oliva, quien aseguró a este diario que no fue notificado, concurrió a la audiencia y mostrando su disidencia con Lizzi, remarcó que había presentado pruebas.

Tras escuchar a las partes, el juez se pronunció a favor del condenado y la decisión hizo estallar a Oliva, quien enfurecido primero se descargó a gritos contra Lizzi y luego trompeó al hombre que fue condenado por el asesinato de su hijo. Sin policías en el interior de la sala, Oliva causó importantes destrozos y se fue por sus propios medios mientras arribaban al lugar los policías que prestan servicios en los accesos del edificio.

La situación pudo haber terminado de la peor manera si el condenado reaccionaba. Sin embargo, prefirió alejarse.

“Me manoseó el doctor Lizzi y hoy (por ayer) lo dejó en libertad al asesino de mi hijo”.Marcelino Oliva, Padre de David, joven asesinado tras un ataque a balazos

“No pudieron probar que él violó las pautas de conducta. Él cumple con los tratamientos”.Claudio Romero, abogado defensor del condenado

Preocupa la violencia en la sede de Tribunales

La situación vivida ayer en la sala de audiencias del Juzgado de Ejecución Penal 8 de Cipolletti generó de inmediato un gran malestar entre las autoridades debido a que el edificio de España y Urquiza se transformó en escenario reiterado de hechos de violencia. El año pasado, otro padre hizo justicia por mano propia contra el abusador de su pequeña hija, y el incidente no pasó a mayores por intervención de, entre otros, la jueza Sonia Martín. También, hace poco más de un mes, un testigo fue atacado a huevazos por manifestantes.

De acuerdo con fuentes policiales, el martes hubo una reunión entre representantes del Ministerio de Seguridad y magistrados y fiscales. Tras el grave incidente de ayer, se especula que avanzarán rápido en algún protocolo que apunte a proteger al conjunto de los participantes de las audiencias diarias.

En tanto, se supo que en la presente jornada se sucederán presentaciones de la familia del condenado y posiblemente de la fiscalía, que investigará una serie de presuntas amenazas de Oliva al juez Lucas Lizzi. Anoche, todavía muy enojado, el padre de David Oliva reiteró: “Me sentí re manoseado; parece que Lizzi tiene una sociedad con esta familia. Nunca me notificaron y no aceptaron programar otra audiencia”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario