deportes@lmneuquen.com.ar

Misma sangre, misma pasión. Son los conceptos que resumen la historia de Facundo, Mateo y Bautista Nogueira, los hermanos que defienden los colores de Marabunta RC en el Top 8 Cuyano y viene de ganar el clásico frente a Neuquén RC, por segunda vez en la temporada.

La ovalada siempre estuvo en la familia de los rugbiers cipoleños. Facundo, el mayor, con 25 años, es medio scrum y uno de los capitanes del plantel superior. “Desde pequeño soñaba con jugar con ellos en primera. Por suerte jugamos en diferentes posiciones, así que lo podemos hacer”, dijo Faca.

“El rugby me apasiona desde chico y siempre lo hemos practicado los Nogueira, mi padre por ejemplo”, destacó Mateo, el hermano del medio que tiene 23 años y juega como wing.

Bautista, el menor, de 22, admira a los mayores y trata de copiar las cosas buenas de cada uno de ellos, como jugadores y como personas. “Es un sueño que anhelaba poder compartir entrenamientos y partidos con ellos”, destacó el centro o wing de Marabunta.

Mateo y Bautista coinciden en que el más calentón es el medio scrum. “Faca es el más calentón, espero que Mateo me banque en esta”, aseguró Bautista entre risas. Y Mateo, recogió el guante sin dudarlo: “Facu es el más exigente. Querés hacer las cosas bien cuando lo tenés al lado, o se pone insoportable”. Y el hermano mayor, se hizo cargo (a medias): “Soy medio complicado. No tengo las mejores maneras de decir las cosas, pero creo que el más calentón es Mateo”, devolvió.

El distinto de los tres

Mateo y Bautista destacan la entrega y sacrificio de su hermano, un crack dentro del plantel verde, quien el año pasado integró el equipo de la selección nacional Argentina XV. “Sin duda que Facu es el más manija de los tres.

“Los que lo conocen se darán cuenta de que es un enfermo del rugby, no para de entrenarse y perfeccionarse día a día. Por eso llegó a estar donde estuvo”, dijo Mateo, y Bauti agregó: “Facu vive el rugby de una manera que en pocos he visto. No para ni un segundo y está siempre pendiente de todo lo que pasa en el club”. Esta vez, el subcapitán se hizo totalmente cargo: “El más fanático soy yo”. El fin de semana viajarán a Mendoza para jugar con Teqüe.

Más allá de la ovalada y el club

Más allá de representar a Marabunta, cada uno tiene sus obligaciones.

Bautista trabaja en una obra social en Neuquén y el resto del tiempo se lo dedica a la novia y a los amigos.

Mateo estudia la tecnicatura en Seguridad e Higiene, donde solo le falta la tesis, y trabaja en una empresa constructora en Neuquén. Mientras que Facundo trabaja en el Concejo Deliberante de Neuquén y estudia Administración de Empresas, a pesar de que la tiene un poco olvidada.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario