Megabanda: los acusarán en 15 días

Para el 2 de agosto se programó la primera audiencia por la investigación centrada en una organización delictiva que robaba en empresas y casas.

Luego de una frustrada audiencia donde el juez fue recusado por las partes, los integrantes de la presunta megabanda de boqueteros volverán al banquillo para el control de acusación, el encuentro previo al juicio oral. El arranque fue programado para el 2 de agosto y tanto los defensores particulares y oficiales como la fiscalía y la querella podrán exponer sus argumentos en el plazo de tres reuniones. Apenas se supere esta instancia, los 17 imputados serán juzgados por el delito de presunta asociación ilícita.

Entre los puntos picantes seguramente se encuentran los hechos atribuidos a cada uno de los acusados, una cuestión que ya fue discutida en la audiencia de hace 15 días. En esa oportunidad, el juez cipoleño Julio Sueldo tomó conocimiento de su cercanía a la familia de una de las víctimas y consideró que las partes intervinientes en el proceso estaban habilitadas a pedir su recusación. Así lo hizo la defensa y el control de acusación quedó a mitad de camino, con las partes muy enfrentadas por un pedido de excarcelación para José “Chiqui” Forno y Sandro Gerez Dervez, quienes eran los únicos detenidos.

Desde la parte acusadora hubo un gran esfuerzo para impedir que los dos hombres presos recuperen la libertad, pero el juez Álvaro Meynet ratificó una medida dispuesta por Sueldo, quien dispuso la prisión domiciliaria para Forno y Gerez y un monitoreo electrónico a través de tobilleras.

La investigación de la megabanda se inició luego de una sucesión de hechos delictivos en Cipolletti y gran parte de la región valletana. No sólo se registraron destacados robos a empresas mediante el sistema de boquetes, sino también varias familias fueron víctimas de violentas entraderas. Mediante escuchas telefónicas, el Ministerio Público Fiscal de esta ciudad centró sus sospechas en Forno y una gran cantidad de presuntos cómplices y en mayo de 2016 llevó a cabo varios allanamientos y secuestros de vehículos, dinero en efectivo y otros elementos de prueba.

Mientras que algunos detenidos fueron beneficiados con la excarcelación, Forno y Gerez permanecieron encarcelados porque se les atribuía ser los cabecillas de la organización.

Varias víctimas indignadas por la impunidad de los autores de los robos y asaltos se constituyeron en querellantes para seguir de cerca el trabajo de los fiscales y exigir que se haga justicia.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario