El clima en Cipolletti

icon
16° Temp
79% Hum
LMCipolletti

Más allá de la cantidad de concejales

El debate que instala Cides sobre la reforma no sólo busca mayor participación sino que apunta a la independencia económica del Deliberante.

Cuando transcurrían los últimos minutos del 23 de octubre de 2011 con el resultado puesto de las elecciones municipales, uno de los primeros planteos que se hizo sobre la marcha fue la “poca gracia” y la falta de debate que existiría en el funcionamiento del nuevo Deliberante integrado en su totalidad por representantes del Frente para la Victoria.    
De hecho, esa noche en el medio de la algarabía por el triunfo, Elbi Cides, en ese momento electo titular del Concejo, sostuvo que sería necesaria una reforma de la Carta Orgánica local para que pueda haber una participación de los partidos minoritarios.
No pasaron muchas horas para que el intendente Abel Baratti le bajara el tono a esa apreciación y afirmara que sus objetivos, una vez que asumiera, estarían centrados en otros temas, principalmente en los vinculados a la planificación del desarrollo y crecimiento de la ciudad que se viene.  
Así fue cómo de inmediato se esfumó la iniciativa de la agenda política vernácula.
 
Intereses
Ahora, cinco meses después, Cides volvió a poner la idea sobre la mesa de discusión. Tras concluir una sesión meramente burocrática y sin ningún tipo de interés, el líder del Movimiento Patagónico Popular volvió a la carga al cuestionar la falta de presencia de vecinos y de dirigentes de otros sectores en la reunión. Otra vez, pese a que se reconocieron algunas falencias de la COM, la respuesta del Ejecutivo, en boca de Darío Bravo, secretario de Gobierno y hombre del riñón de Baratti, fue que no es prioridad su reforma a corto plazo.
Las palabras de Cides no fueron al pasar sino más bien pareció que tenía planeado hasta el último concepto que vertería a los periodistas. Aprovechó la ocasión para plantear la necesidad de una jerarquización del Concejo, algo que ya había marcado en su momento su antecesor Baratti. Incluyó la necesidad de que los ediles no estén habilitados para cumplir con otra función en el Gobierno como ocurre en la actualidad. En la gestión pasada, fueron ejemplo de esto los oficialistas Claudio Di Tella, Viviana Pereira y Blanca Altamirano.  
Esto parece una idea interesante, que incluso se podría abrir el debate en la comunidad para que esa prohibición abarcara hasta la actividad privada, siempre y cuando esos representantes pudieran vivir de la tarea para la que fueron electos.
 
Bajos sueldos
Lo que está claro es que detrás de ese reclamo de jerarquización hay una queja por el escaso presupuesto con el que cuenta el Concejo y la dependencia económica directa del Municipio. “Es increíble, hay que pedir autorización hasta para hacer unas tarjetas de invitación”, se le escuchó a integrante del Legislativo.  
De fondo, también aparece otra cuestión no menor que es la queja constante por lo bajo (porque en esta ciudad todavía nadie se anima a decirlo a viva voz porque creen que se vería  incorrecto políticamente) de que los salarios de los funcionarios municipales son exiguos en comparación con los de otras ciudades de similar cantidad de habitantes.
Lo cierto es que es fundamental que en caso de que prosperara una iniciativa para independizar al Deliberante o aumentar el gasto en los sueldos de los funcionarios locales, la comunidad cipoleña tenga voz y voto.
Además de la eficiencia en la gestión y el notable cumplimiento de los contribuyentes, es una realidad que otra de las variables que ha contribuido en los últimos tiempos para que las arcas municipales estén en orden en la ciudad ha sido el austero monto que se destina a salarios y funcionamiento.
Y en este aspecto sería muy importante conocer la opinión de la sociedad sobre un posible incremento del gasto en la política. Sin lugar a dudas, habrá una respuesta mayoritaria que apuntará a que las erogaciones públicas deben ser orientadas al beneficio de los pobladores y no a una suba en los sueldos o en la maquinaria del aparato estatal.   

 

En el Primer Congreso de Turismo de Río Negro que se desarrolló en Bariloche, las autoridades provinciales se comprometieron a realizar una fuerte apuesta con inversión y gestión en lo que denominaron "tierra incógnita". El Valle Cretácico cipoleño es uno de esos sitios.  

Las consecuencias de los incidentes en el partido con Maipú no sólo quedaron en la quita del punto y la multa económica para Cipolletti. Hoy tendrá que recibir a los mendocinos a puertas cerradas por decisión del Consejo Federal, algo inédito en la historia albinegra.   

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario