Los Montecino se sienten impunes en los tribunales locales y buscan zafar de prisión

Apuntan a identificar a los autores de las ventas de autos truchos.

Se concretó la segunda jornada del juicio oral por la venta de autos robados y con desperfectos mecánicos y al igual que en la apertura, se hizo un repaso de elementos de prueba como las ruedas de reconocimiento y aportes de testigos.

Las audiencias programadas se extenderán hasta la semana que viene, cuando el Ministerio Público Fiscal de Cipolletti y la defensa se encarguen de desarrollar los alegatos ante el tribunal presidido por el juez Julio Sueldo.

Te puede interesar...

En cuanto a las ruedas de reconocimiento, se trata de un elemento de peso debido a que identifican a las personas que lideraron las operaciones de venta de vehículos en la ciudad. La mayoría de los compradores apuntan a Pablo Montecino y Pedro Hernández aunque también aparecen en algunas negociaciones los supuestos cómplices, indicaron fuentes allegadas a la causa.

De acuerdo a la investigación desarrollada en primera instancia, los interesados en los vehículos llegaban a los Montecino a través de anuncios en diarios o redes sociales y lejos de cualquier sospecha, una vez que recibían la documentación y el auto, pagaban en efectivo sumas de valores variables.

Como la pesquisa se extendió durante un tiempo bastante extenso, se logró identificar varias operaciones y una de ellas, por ejemplo, se concretó en la terminal de micros, donde la Brigada de Investigaciones avanzó con la detención de uno de los acusados.

A las ruedas de reconocimiento se les suma el testimonio de los integrantes de la Brigada cipoleña, que encabezaron un intenso trabajo y que derivó luego en allanamientos a propiedades y autoparques. En ese marco, se logró el secuestro de una suma cercana al millón de pesos.

Con todas estas pruebas, desde la fiscalía se avanzó con la acusación por asociación ilícita, liderada por los Montecino y apoyada por otros presuntos cómplices como Juan Carlos Torres, Lucas Alarcón y Luis Orlando Venegas.

La fiscalía cipoleña, con toda la presión encima

El Ministerio Público Fiscal de Cipolletti tiene una enorme responsabilidad a la hora de determinar la presunta culpabilidad de los Montecino luego de fallidas investigaciones que se dieron en los últimos años. Todavía está fresco en la memoria un megaoperativo encabezado por el ex juez de Instrucción Santiago Márquez Gauna, quien no pudo llevar a la cárcel a ninguno de los sospechosos de venta de autos robados.

En 2016, el fiscal Guillermo Merlo fue el encargado de encabezar otra investigación de envergadura, que terminó con varios integrantes de la familia Montecino detenidos, además de los supuestos cómplices. La causa estuvo marcada por múltiples contratiempos y una defensa aguerrida, que no les dio respiro a los integrantes del Ministerio Público y trató de aferrarse al denominado “criterio de oportunidad”, ofreciendo acuerdos a las víctimas de las operaciones comerciales.

Sin embargo, muy atento al devenir de las pesquisas, el procurador general Jorge Crespo salió con los tapones de punta y descartó el otorgamiento de ese beneficio a los cipoleños, apoyándose en sus antecedentes por otros hechos delictivos.

Después, vino la esperanzadora impugnación del primer fallo.

Un fallo que puede derivar en preventiva

El nuevo juicio contra los Montecino no es uno más porque no desconocen que una declaración de culpabilidad del tribunal que preside Julio Sueldo puede derivar en una pena destacada de prisión. Todavía se desconoce si la fiscalía reclamará la prisión preventiva apenas se conozca la sentencia o se aguardarán el resto de las instancias donde la defensa puede recurrir.

Hasta el momento, por esta causa específica, la mayoría de los implicados solo estuvo tras las rejas un par de semanas y, finalmente, consiguieron su excarcelación por presentaciones de la defensa.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario