López reiteró que la denuncia por abuso "es una represalia"

En la apertura del juicio en su contra se lo había dicho a los medios. Ayer lo hizo ante el tribunal.

Lo que había anticipado un día antes a la prensa, en la puerta de los tribunales de España y Urquiza, el ex legislador provincial Rubén López lo confirmó ayer ante los magistrados que presiden el juicio en su contra: aseguró que el proceso forma parte de una represalia de la denunciante. El dirigente aseguró que la mujer se enojó mucho tras ser despedida de su trabajo como empleada doméstica y que, a partir de esta situación, se enteró de la presentación por presunto abuso. Aseguró que el día del incidente mantuvieron una disputa pero que fue sólo verbal y tenía que ver con la comida que le sirvió: “Los fideos estaban fríos y pegados”, recordó López. Después, discutieron y la mujer abandonó su propiedad.

De esta forma, la defensa introdujo otra versión de los hechos que se están ventilando en el juicio por abuso sexual simple y lesiones. La denunciante había declarado en la primera jornada y confirmó el supuesto ataque sexual ocurrido el 18 de octubre de 2016 en la casa de López, ubicada sobre calle Alem.

Te puede interesar...

La segunda audiencia estuvo marcada por algunos cruces entre la parte acusadora y los defensores debido a preguntas que eran consideradas “indicativas”. Esto motivó la intervención casi permanente del fiscal Santiago Márquez Gauna para que los abogados que acompañan a López reformularan sus interrogantes a las personas citadas a declarar.

En cuanto a los testigos, un integrante del Sindicato de la Fruta confirmó que acompañaba a López el día del incidente y que hubo un problema por los “fideos fríos”. Otra de las personas convocadas a declarar fue el jefe de la Brigada de Investigaciones de Cipolletti, el subcomisario Leiva, quien se encargó de hacer un trabajo solicitado por la fiscalía y que tenía relación con los movimientos de los testigos de la defensa. El inusual pedido se derivó de la no concurrencia de estas personas a una reunión impulsada por la fiscal Eugenia Vallejos.

Por otro lado, un especialista en karate dio detalles de su actividad y precisó el carácter de las lesiones habituales que sufren las mujeres y hombres que lo practican. Su aporte interesaba fundamentalmente a la defensa, para poner en duda los dichos de la víctima y unas marcas en sus muñecas que se las adjudicaba a López.

El juicio se cerrará hoy con más testigos y alegatos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario