Lluvia de balas en el Brown

Dispararon 36 tiros contra una casa, en un ataque con sello narco.

Una pareja de ancianos se despertó ayer a la madrugada alarmada por fuertísimos estruendos. Cuando salieron a ver qué había pasado, se dieron cuenta de que les habían baleado la casa y los dos vehículos estacionados en la entrada de la vivienda. En total, fueron 36 los disparos, algunos de los cuales terminaron incrustados en el sillón del living.

El violento ataque ocurrió minutos antes de las 4, en una vivienda del barrio Almirante Brown, ubicada a metros del cruce de las calles Belgrano y Brown.

Aparentemente, el agresor se habría confundido de vivienda, en el marco de un ajuste de cuentas relacionado con la comercialización de drogas.

Todo habría comenzado minutos antes, con una intensa persecución entre dos autos, por las calles de la ciudad. En un momento, el perseguidor perdió de vista a su presa y comenzó a buscarla en la zona hasta que encontró un auto, dentro de una casa, de similares características (mismo modelo y color). Fue allí donde efectuó una inmensa cantidad de disparos y escapó del lugar.

Los vecinos fueron los encargados de dar aviso a la Policía luego de escuchar las detonaciones. Al llegar, los efectivos se encontraron con decenas de vainas servidas sobre la calle y descubrieron que algunas también habían impactado contra la casa de familia y dos vehículos.

La jefa de la Regional Quinta, Adriana Fabi, informó que el hecho ocurrió a las 3:39 sobre la calle Belgrano al 900 y que en el lugar trabajó personal de la Unidad 32, del Gabinete Criminalística y el fiscal de turno.

“Nos informaron que se escucharon detonaciones de disparos de arma de fuego a la hora mencionada y, por esta razón, nos hicimos presentes. Sobre la vía pública se pudo observar vainas servidas y varios impactos contra una vivienda familiar. El dueño manifestó que estaba durmiendo con su esposa en el momento que se efectuaron los disparos”, indicó Fabi.

Se supo que quien era el objetivo del ataque se había escondido en un inmueble ubicado en las inmediaciones, pero que el vehículo no podía ser visto desde el exterior. De ahí la equivocación del atacante.

La balacera ocurrió tras una persecución callejera. El agresor se equivocó de vivienda al ver en el lugar un auto estacionado igual al que buscaba.

Noche de furia que casi termina en otra tragedia

Por causas que son motivo de investigación, se inició una persecución a gran velocidad por las calles de la ciudad entre dos vehículos. El perseguidor perdió de vista a su presa en el barrio Brown.

Lejos de dar por terminada la cacería, el hombre recorrió la zona en la que creía que estaba su presa. Encontró un auto de similares características estacionado en una vivienda y disparó 36 veces.

El hombre que efectuó los disparos no fue detenido, pero saben de dónde viene la agresión. El ataque habría sido un ajuste de cuentas relacionado con la venta de drogas.

LEÉ MÁS

Hay temor por nuevas balaceras ligadas a narcos

Más narcos condenados por venta de drogas en el Valle

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario