El clima en Cipolletti

icon
26° Temp
39% Hum
LMCipolletti drogas

Liberaron a supuesta banda narco por falta de pruebas

Un policía rionegrino acusado de cómplice fue sobreseído.

Gustavo Arroyo

La orfandad de pruebas y los defectos en la instrucción hicieron caer el procesamiento de una supuesta banda de narcos que operaba en gran parte del Alto Valle y distintas localidades neuquinas. También fue sobreseído un policía rionegrino que estaba sospechado de colaborar con la organización delictiva.

Te puede interesar...


En diciembre generó un gran despliegue de la Policía de la vecina provincia y el Juzgado Federal 2 de Neuquén capital, que anunciaron el desmantelamiento de una banda narco. Hubo siete detenciones y el secuestro de distintos elementos, como dinero en efectivo y vehículos. Sin embargo, la cantidad de droga hallada en los allanamientos fue mínima. A partir de este punto, los abogados defensores de los siete detenidos elaboraron una contundente apelación, que les terminó dando la razón. Entre los presos se encontraba un hombre que supuestamente vendía drogas en Cipolletti, en domicilios ubicados en calles Dante Alighieri y Viedma. También se le adjudicaba al imputado, identificado por sus nombres de pila como Jorge Ariel, el suministro de cocaína a clientes en las localidades de San Patricio del Chañar (Neuquén) y Fernández Oro. A la hora de las sospechas, se mencionó que los efectivos del Departamento Toxicomanía de la vecina provincia encontraron en su vivienda restos de cocaína en una tapa y prensa hidráulica y tres cajas de cafiaspirinas.

7 detenidos fue el saldo del procedimiento antinarcóticos. Todos quedaron libres días atrás.

Uno de los puntos dubitativos de la acusación tuvo que ver con el período que habría utilizado Jorge Ariel para comercializar estupefacientes y que se extendió por casi siete meses. Sobre este aspecto, la Cámara Federal de Apelaciones de la ciudad de General Roca planteó que "la manera de describir lo que debería ser un hecho tenido como delito muy lejos se encuentra de encajar en la sola mención de verbos típicos, circunscriptos en un período de tiempo que se extiende por algo más de siete meses y por diversos puntos geográficos de la región, sin la mención de hechos o conductas concretas".

La debilidad de la imputación derivó en la declaración de la nulidad de la indagatoria a Jorge Ariel y, por contrapartida, la caída de su procesamiento y prisión preventiva.

El resto de los integrantes del grupo delictivo, que se conoció como la "banda del salteño", también se benefició por las imputaciones "laxas e indeterminadas", como las calificaron desde la defensa.

En el caso de dos domicilios allanados en la ciudad de Centenario, se detuvo a un hombre y una mujer, que quedaron imputados por distribución y suministro oneroso de cocaína aunque en el procedimiento llevado adelante por el Departamento de Toxicomanía de Neuquén sólo se encontró dinero, una balanza, una prensa y lactosa.

En el mismo sentido, dos hermanos, a los que se les atribuía el delito de almacenamiento, fueron beneficiados por el fallo de la Justicia federal debido a que no se halló ninguna sustancia en el lugar donde vivían. Enfáticos, los camaristas indicaron que "la responsabilidad achacada, exige de ingredientes probatorios".

Bajo la lupa
El cabo allense reivindicado

En cuanto a la responsabilidad que se le atribuyó a un cabo que prestaba servicios en Allen, se remarcó que no se lo podía imputar por "violación de secretos". Según la investigación, se encargaba de filtrar información. Pero los jueces roquenses advirtieron que "las actuaciones de las que habría revelado datos se encontraban a cargo del Departamento de Toxicomanía de la provincia de Neuquén, circunstancia que revela una desconexión tal que impide mantener su procesamiento".

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario