Le mintió al padre y tuvo que salvarlo de ser condenado

Fueron detenidos en la Ruta 22, cuando llevaban casi 7,5 kilos de marihuana.

Un narco bonaerense que llevaba droga, en apariencia hacia Chile, pudo salvar al padre de ir a la cárcel y se hizo cargo de toda la culpabilidad tras un juicio desarrollado en el Tribunal Oral Federal de Roca (TOF). El hombre que fue sobreseído viajaba como acompañante en el auto del condenado.

Fueron interceptados en el puesto caminero de Chichinales cuando circulaban en un Renault Megane. El procedimiento los tomó por sorpresa debido a que no sólo les requirieron la documentación de rigor, sino que personal del Senasa también tenía que verificar que no hubiera productos con ingreso prohibido a la Patagonia. Fue ahí que quisieron disimular y señalar que en una bolsa de residuos llevaban milanesas.

Te puede interesar...

A los inspectores y la policía provincial les llamó la atención la conducta de los dos hombres y apenas abrieron la bolsa donde supuestamente había comida cayeron varios paquetes. Era marihuana de primera calidad, que perros de la División Canes se encargaron de verificar con su olfato entrenado.

El incidente generó una gran inquietud en la persona mayor mientras que su hijo, al mirarlo a los ojos, empezó a llorar ante la mirada atónita del personal policial y el Senasa.

Ya en el juicio oral que se desarrolló días atrás quedó comprobado que el padre del condenado, de nombre Lorenzo, no tenía idea del negocio ilícito de su hijo, identificado como Carlos Gutiérrez y de oficio remisero. De acuerdo a la investigación policial, el narco pretendía llegar a San Martín de los Andes con una carga de casi 7 kilos y medio de marihuana. Luego, su destino final podría ser el vecino país de Chile.

“Yo no sabía nada de lo que llevaba mi hijo”, dijo en forma lacónica el padre del condenado ante los integrantes del TOF roquense. La pesquisa policial y judicial pudo comprobar este desconocimiento tras su detención, cuando el hombre mayor reveló que acompañaba a su hijo a un torneo de artes marciales en San Martín.

En un primer momento, el padre de Gutiérrez no pudo zafar y fue procesado, pero su defensor interpuso un recurso de apelación y se le dictó la falta de mérito. Tiempo después fue sobreseído totalmente.

De esta forma, sólo el remisero llegó a juicio y los magistrados lo consideraron culpable de tráfico de estupefacientes en la modalidad de transporte y le impusieron un castigo de cinco años de prisión.

Un hecho ilícito grave para la ley

El TOF, a la hora de imponer la condena al remisero bonaerense, tuvo presente que “las imputaciones involucran un hecho ilícito puntualmente grave para la ley argentina, no sólo por la respuesta punitiva que exhibe la tipología penal, sino en virtud de los compromisos internacionales que el Estado argentino ha asumido con miras a combatir el tráfico de estupefacientes y el crimen organizado”.

El hombre castigado, de 38 años, no tenía antecedentes.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario