El clima en Cipolletti

icon
10° Temp
51% Hum
LMCipolletti

Las intensas lluvias dejaron un panorama de anegamiento y caos

Los más de 60 milímetros de precipitaciones, ocurridas entre el domingo y el lunes, dejaron un saldo de calles inundadas, familias evacuadas, clases suspendidas y caída de árboles y ramas.

En pocas horas, cayó tanta lluvia como en todo el resto del año. Los más afectados, los más humildes.
 
Las intensas lluvias que han afectado la región desde el domingo, dejaron en Cipolletti un saldo de calles inundadas, viviendas anegadas, familias evacuadas o autoevacuadas, clases suspendidas en escuelas y diversas instituciones educativas, árboles caídos y mucha inquietud entre las familias que más han sufrido el fenómeno.
Más de 60 milímetros de lluvia acumulada en cuestión de pocas horas, hablan a las claras de un temporal de gran rigor, que vino a terminar con un prolongado período de gran sequía, salvo algunas mínimas precipitaciones que han salpicado meses de sequedad.
La prolongada tormenta empezó a descargar su caudal hacia la tarde-noche del domingo y hasta las 8 de la mañana de ayer lunes había producido 48 milímetros de precipitaciones, según información de la Municipalidad. Según la estación experimental del INTA de Guerrico, a primera hora de la tarde de ayer la lluvia caída ya llegaba a los 60 mm.
El fenómeno se mostró en toda su espectacularidad en la inundación de calles asfaltadas y de tierra, que en algunos casos parecían ríos urbanos. Sufrieron la situación los distintos vehículos que trataban de circular lo mejor posible y también los peatones, que tuvieron que hundir los zapatos en las frías aguas.
 
Árbol caído
Uno de los hechos más llamativos, sin embargo, lo protagonizó un gran olmo que se erigía en la avenida Alem casi Sáenz Peña, que hacia el mediodía de la víspera se vino abajo, cayendo con sus ramas sobre un taxi de la línea Sólo Dos que circunstancialmente pasaba por el lugar.
La caída del vegetal, debida seguramente al reblandecimiento del suelo por la saturación de agua, provocó algunos daños en el vehículo pero no lesionados. De todos modos, personal de la Municipalidad tuvo que trabajar bastante para, con sierras eléctricas en mano, quitar al ejemplar, cuyo porte había cortado, de lado a lado, el tránsito por la pista sur de la avenida.
Como suele ocurrir los días de precipitaciones abundantes, muchas viviendas sintieron el efecto del agua, vía filtraciones, vía goteras, vía inundación desde sectores aledaños. Hasta ayer por la tarde, había solamente una familia evacuada por la comuna, la cual había sido llevada hasta las sede de un centro religioso, ubicado en Venezuela y 25 de Mayo, acondicionado especialmente para la recepción de damnificados.
En el municipio, si bien no se llevaba un conteo de las familias autoevacuadas, se calculaba que alrededor de 40 grupos familiares se habían autoevacuado por su cuenta a casa de sus respectivos parientes.
Lo que sí se informó oficialmente fue que la secretaría de Servicios Públicos puso en marcha, apenas cobró intensidad el fenómeno, un intenso operativo destinado a brindar soluciones a los vecinos más afectados. Asimismo, los integrantes de Protección Civil se dieron a recorrer los diferentes barrios ante la posibilidad de evacuados. En muchos lugares se entregaron naylon para evitar goteras, frazadas e, incluso, colchones.
 
Cuadrillas de trabajo
Desde la mañana del lunes, seis cuadrillas municipales realizaron diferentes tareas, principalmente de limpieza del canal que cruza la avenida Pacheco a la altura de la Estación Central de Ómnibus y del que corre paralelo a Circunvalación. En estos cursos es importante la cantidad de basura, lo que ocasiona tapones y desbordes de agua.
Por otro lado, las cuadrillas de pluviales se encontraban abocadas a la liberación de bocas de tormenta en los sectores más anegados de la ciudad. A pesar de que la semana pasada se había completado el mantenimiento de las bocas de tormenta -tarea que se realiza de forma periódica-, la gran cantidad de agua caída ha superado su capacidad e impide el rápido escurrimiento.
Los sectores en los que se trabajó con mayor intensidad fueron Mengelle, con Lavalle y J.J. Paso, Esmeralda con Arenales, Teniente Ibáñez y Urquiza, Quinquela Martín, Paso de los Libres y Las Heras, Miguel Muñoz y Lavalle, todas las ubicadas sobre Manuel Estrada y Alem, y Brentana y Fernández Oro.
Desde Servicios Públicos informaron además que cinco camiones fueron afectados para trabajos de desagote en calles de los barrios Luis Piedrabuena, Costa Norte, Labraña y Anai Mapu. Igual tarea hicieron en avenida La Plata y Castello, y en los alrededores del CET Nº 9.
Desde la dependencia municipal explicaron que se realizan constantes recorridas por las zonas que habitualmente son las más perjudicadas por este tipo de condiciones meteorológicas. En este sentido, informaron que los más complicados son el sector del El Treinta y el barrio San Sebastián D.
 
Banco inundado
Una situación bastante singular se produjo en la sucursal Roca del Banco Santander, donde la atención al público estuvo interrumpida durante toda la mañana. Sucede que debido el aguacero y, probablemente a una falta de limpieza de los caños de desagote que se encuentran en el sector elevado del edificio, los que quedaron obstruidos produciéndose el desborde del agua con inundación en los salones. También se vio afectado el cielo raso, desplomándose algunos paneles y quedando suspendidos en el aire los conductos donde se encuentra el cableado de energía eléctrica.
“Se olvidaron de limpiar los caños de desagote con tiempo y se dieron cuenta ahora con el problema encima”, dijo un operario que a media mañana trabaja bajo la lluvia para destapar cañerías, mientras en el interior del banco –todo a oscuras- sólo se encontraba el personal y afuera los sorprendidos clientes.

Cayeron casi 60 mm en apenas 20 horas

La lluvia de características torrenciales que se desencadenó sobre el Alto Valle desde el atardecer del domingo alcanzó niveles inusuales, no sólo por su intensidad sino por la duración ininterrumpida, y hasta las primeras horas de la tarde de ayer, los registros pluviométricos registraban valores cercanos a los 60 milímetros.
De acuerdo con los datos que figuraban en la página web del INTA, la cantidad de agua caída en tan pocas horas era equivalente a lo que había llovido en lo que va del año. Traspuesto el mediodía, el indicador establecía en 120 los milímetros de lluvia en lo que va del 2010.
En cuanto a las perspectivas meteorológicas para la jornada de hoy, el informe de la AIC señalaba la posibilidad de un desplazamiento de este temporal hacia la zona costera, anunciándose para la presente jornada un mejoramiento del tiempo en esta zona, con persistencia de alguna nubosidad -quizá no ya de nuevas lluvias- y temperaturas que irán desde los 3/6 grados hasta máximas de 28/20 grados, con vientos de hasta 40 Kph.
Para mañana, el pronóstico da cuenta de cielo despejado, temperaturas similares a las de hoy, nuevamente con la presencia de vientos de parecida intensidad a los de hoy.

Muchas escuelas debieron suspender las clases

Un 70 por ciento de los establecimientos debió cerrar sus puertas. La jornada de hoy dependerá de las condiciones climáticas.
 
La lluvia que se desencadenó en la región, desde el pasado domingo, acarreó varios trastornos. Uno de los sectores que se vio más afectado fue el de educación. En la ciudad, alrededor del 70 por ciento de los establecimientos escolares debieron suspender sus clases, según informó la delegada regional de Educación, Marta Ríos. Entre las instituciones afectadas se encuentran la Nº 33, 131, 234, 247, 338, los CEM 5, 15, 89 y el CET 9.
La funcionaria indicó que entre los factores que obligaron a las instituciones a no dictar clases se encontraban las filtraciones, las cloacas tapadas y saturadas por la cantidad de agua. También los accesos anegados. Además, se aconsejó a los directivos que recibieran en los establecimientos a los niños que no se habían empapado, y que en caso contrario se pidiera a los padres que los retiraran para evitar que estuvieran todo el turno de clases mojados, corriendo riesgo de enfermarse.
En cuanto a la cursada de hoy, la misma dependerá de la situación climática, manteniéndose las mismas precauciones del ayer.
Además, Ríos pidió que los padres evalúen dónde se encontrarán más resguardados los niños. “Algunos estudiantes estarán mejor en sus casas y se pueden evitar los riesgos del traslado hasta la institución, pero otros encontrarán en la escuelas una mejor situación que en sus hogares”, ejemplificó la funcionaria.
Por su parte, las facultades de Educación y Medicina, cuyas sedes se encuentran en Yrigoyen al 2.000, también debieron dejar sin efecto el desarrollo de las actividades.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario